EL ROMANTICISMO LLANERO

GFBEL ROMANTICISMO LLANERO:

DESIGNIO HISTÓRICO EN LA POESÍA

DE GERMÁN FLEITAS BEROES

Dice Arístides Rojas que la poesía llanera es más guerrera que amorosa. Quizá los corridos que llegaban hasta su lar caraqueño. Un sentido belicoso que asociado a la reciedumbre que caracteriza a cuanto tiene que ver con el trabajo de llano, base de ese modo de vida que es la llanería o llaneridad. Aunque, a mediados del siglo XX, se experimenta en la poesía y el canto llanero un sesgo hacia la temática amatoria que se manifiesta con énfasis tal que, prontamente, se extiende a casi toda la´República. Encrucijada de la historia nacional en que la cultura llanera copa buena parte de los espacios de la vida nacional. Por lo menos tres cultures cumplen, en tal circunstancia, un protagonismo destacado, voluntaria o involuntariamente: Juan Vicente Torrealba, Ernesto Luis Rodríguez y Germán Fleitas Beroes. Me refiero aquí acerca de éste último, de quien celebramos los cien años de su nacimiento (Camaguán, 1916- Caracas, 1996).

No fue escritor desvinculado de su tierra. En cierta ocasión me entregó un texto autobiográfico en el que se autobiografiaba: ¨Soy llanero de pura cepa. Nací en Camaguán el 13 de marzo de 1916, y me formé en ese pueblo del estado Guárico que sólo dista unos trescientos metros del estado Barinas¨. Agregando haber navegado por los ríos y transitado casi todos los rumbos llaneros: ¨Crucé por muchos caminos y aprendí a conocer a los llaneros. Con ellos conviví durante largos años¨

Identidad que confirma su amigo y hombre de llano, Reinaldo Espinoza Hernández cuando lo cataloga como “poeta de miga olorosa a tierra fecundada por la mano del hombre, a llano trabajado y auténtico, a majada marcada por el hierro y a caminos hechos y rehechos por generaciones que realmente conocen lo que es el movimiento. GFB es un adivino de la palabra, porque él la va nutriendo por la lenta estribación de su expresión lírica, la va formando en el interior de su espíritu como se forman los sonidos a través de la palmera y no dice nada que no esté animado por una intensa exacerbación del canto, de la luz y de la vida. Yo lo llamaría, para mi gusto de poeta, el gran terrateniente del sustantivo en la poesía lírica venezolana, porque en sus inmensas posesiones de versería él personalmente y dentro de un humorismo de la más fina clase” nos entrega “verdaderas lecciones de ecología semántica, para decirlo en la referencia de mi amigo José Natalio Estrada que ya no vende ganados sino ideologías celestes, mata tigres aurorales, porque a los sustantivos los mete en la copa dorada de la poesía y les permite rondar en las noches de media luna, los alberos de su casa… he recorrido gran parte de la patria llanera, buscando los símbolos de nuestra identidad y de nuestra permanencia. “

Pero los tiempos se apropian de GFB. O mejor dicho: el Llano lo convierte en  mensajero para un momento crucial, signado por una dictadura y una modernización que impulsa el abandono de los campos. Circunstancia en que el Llano recibe un golpe de gracia y clama por modelos de resistencia, cuyas alternativas sabe aprovechar la etnicidad. Entre otras, algunas presencias en la capital, a modo de un congresillo de llanerías, que se revelan de diversas maneras. Una de ellas: cierto modelo de romancisicmo, que se cuela en el arpa de Juan Vicente Torrreealba, la voz de Mario Suárez y los versos de Ernesto Luis y Fleitas Beroes y otros más, para esa aculturación antagonista con que las etnicidades se resisten a perecer. Clamor en el que, descuella, de manera contundente y, desde la reciedad, Angel Custodio Loyola.

La tónica lírica tuvo su mejor escenario en los contextos citadinos y sus numerosos canales, radiales, televisivos, centros sociales, espectáculos, parques de atracciones y hasta rocolas, moldeando el gusto de casi todos los estratos sociales de la sociedad venezolana de la época.

Notable impacto deja en el acervo sentimental venezolana varias de aquellas letras y temas compuestos por GFB. Resonaron y resuenan aún

Con JVT: “Muchacha de ojazos negros”, “La Llanura”, “Guayabo Negro”, Madrugada Llanera, “Sueño Llanero”, “San Fernando”, “Mi pasaje”. “Muchacha sabanera”.. Mujer Llanera¨, ¨Muchacha de Ojazos negros¨, ¨Tu y el mar¨,

.Guayanesa en la interpretación de Mario Suárez.

Las que canta Jesús Moreno Moreán: “El beso que te dí”, “Estrofa de Amor”

Las que GFB compone con Juan Briceño Zapata: “Canoero del Guanare”, “Resentimiento”, “Una Casita Bella”, “Caminito Verde”.

El golpe “El Cigarrón” que popularizó Rafael Montaño.

Los títulos de sus obras parecen indicar ese tránsito desde la reciedumbre hacia el lirismo que signó la vida venezolana bajo la bonanza de los años cincuenta, en que, contradictoriamente, los campos eran vividos más desde la nostalgia: ¨Tolvanera¨, ¨Cien coplas¨, Estrellas y candiles¨, Arpa que me rinde el sueño¨ y ¨Pásame acá la guitarra¨.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA MUJER LLANERA

Copia (2) de En el patio 004

LA MUJER LLANERA

Uno de los llaneros del Diario de Antonio José Torrealba confiesa que “le sube la dosis de cariño a la mujer” cuando “le ponen amor a nuestros animales”, conteste con la famosa copla: “mi caballo y mi mujer / se me murieron a un tiempo / Ah malaya mi mujer / mi caballo es lo que siento”

Pero cabe una lectura de esa presunta supeditacion, dentro de los valores de la etnicidad compartidos y propiciados por la mujer llanera.

En cierta literatura. Incluso la galleguiana, se pone de manifiesto el peso determinante de la mujer en el mundo llanero. Una presencia que se impone con toda la energía de su poder complementario y antagoniista

Conviene una cuidadosa lectura de la funcionalidad de personajes femeninos tanto en Doña Barbara como en Cantaclaro: Barbara, Marisela, doña Nico, Rosangela, etc. Asi como otras llaneras que dicho autor menciona en novelas cuyo escenario no es el llano. A saber: America Peña en Reinaldo Solar: “llanera zamarra.

Aunque se detecta casos ejemplares, desde lopensado, construido, dicho y hecho desde el lugar cultural” que nos ocupa (Unda, Y., 2012). Al efecto el importante testimonio de vida titulado Relato De Pancho Cuevas: una mina de historias (Anaya L, ., Umberto, 2007). en el cual se conjuga “el llano en femenino” desde sus primeros veinte días de nacido en que una temeraria mujer lo adopta porque el padre lo presume enrazado con “flojo”. Casi todas las mujeres que menciona lucen más activas que pasivas, en decisiones relacionadas con el amor, el hogar, la educación de los niños, la lucha política, etc. Y don Pancho Cuevas as lo reconoce y orienta ´sobre la posibilidad de un sentido matriarcal de la cultura llanera:

Trabajando por primera vez por los lados de Rondón, “conocí una muchacha conversadora que tenía buena anca y en el pecho unas demasías de la naturaleza”.

Estando preso por apoyar las guerrillas de G Salcedo, embarcando prisioneros para ejecutarlos, le toca a “una mujer que se llamaba Carmen”, quien echa a gritar “Cabrones… ¡cabrones sin pantalones, pónganse las pantaletas que yo cargo y vayan a darse plomo al monte, pero no asesinen a una gente desarmada, parranda de maricos”. Interviniendo un teniente “liberal” y los liberan. Agregando que “una mujer también salvó a Guadalupe Salcedo de una encerrada que le había hecho la tropa”. Le lleva carta en el ruedo del vestido y, al verse descubierta, se lanza a un río caudaloso y llega con la advertencia que salva al líder llanero…

Dos muchachas de su relato se manifiestan dentro de ese perfil proactivo:

La hermana del Negro Félix que establece las reglas del juego

La muchacha a quien lo encargan cuando queda todo fracturado por la embestida de un toro. Quiere instruirlo del mismo modo que la hermana del Negro Félix: “livianita como un costal de plumas y hacia las cosas con tanta delicadeza y ternura que nunca me maltrató” (p. 66).

Estará luego con una “catira marmoleña con un pelo de cola de vaca meada, de buenas proporciones, ojos garzos y un andar gracioso y derechito como las doce en punto!” con la cual “la temperatura del amor era más que de cualquier otra mujer que yo haya conocido” (p. 77-8).

Habrá otra: “bien llanera, esbelta, de los lados de Rondón, ágil y muy bonita. Su casa. Pobre, orgullosa y altanera, que se irá luego con él para Tame, luego de mucha insistencia y requiebros: un cuerpo de mapora, una cachama entre un charco de bagres (79-82).

Le gustan “las mujeres cerreras y bravas”, pero su esposa Concepción hubo un momento en que se pasó “de maraca” (p. 73)

A modo de historia intercalada, relata la que vive, en las sabanas del Cravo, Pancha Vásquez, la inspiradora del personaje Doña Bárbara de Rómulo Gallegos D (69-70)

Amansará vacas que quedan “tan mansiticas y generosas como una mujer cuando de verdad lo quiere a uno” (p. 38).

¿Y qué decir de otras a quienes se les asocia también con el famoso personaje galleguiano:

María López;.“Una mujer que caporaliaba su ganado de Arauca a Villavicencio…Mandaba sobre sus 30 y 35 hombres; era una vieja berraca para el trabajo y para todo” (Pérez Ángel, H, P. 2010)

Bartola Gistrand, en el hato El Casabe, cerca de Mapire, Don Jesús Sandoval de Soledad la describe “mestiza autoritaria y hombruna, , excelente llanera, muy tímida por la fama de bruja que tenía…cuatrera terrible, de revólver en la cintura y con guardaespaldas, dueña de grandes extensiones de tierra y de millares de cabezas de gganado, pero sobre todo era fiestera y amante de cambiar de amigos con regularidad. . (Bartola Gistrand: la otra Doña Bárbara” por Rosalía Villegas, en El Diario de Caracas, 2-8-1984)

Petra Sandoval: “impetuosa, decidida, responsable, caritativa y bondadosa “, comerciante, navegante, patrona de bongos con espadilla y palanca, con tordillo y panetas, a su disposición dos o tres bongos, viajaba con sus hijos varones Salvador (Curito), José Francisco y Jesús Sandoval (Grito e Lata), naufragó 7 veces. Una vez con una carga de cochino, se quedó sola picando las amarras de la troja con los cos, que a salvo, se lanzó a la orilla, cuando llega a una mata de mangle, “se le aboyó el caimán y ella, le echó un carajo y le tiró algo que traía en la mano, el bicho se sambuyó y ella sube a la mata. Otro bongo la rescató y recogió todos los cochinos que salían por todas partes. Se remontaba hasta la Playa de las Tortugas, que se traía a SF. Una vez con la carga durmió a la orilla del Orinoco mientras aguardaba que amainara por bravo, vio en sueños un Ángel y se percató de que el paso estaba mansito. Lo atravesó y otra vez se puso bravo. (Carta de Gladis María Almeida de Gutiérrez, su nieta, en Bruzual), 11-11-88

Basiliota, de Cantagallo: arriadora de ganado desde el llano adentro hasta Los Corrales de San Juan y hasta la Villa y Valencia, camisa ceñida al cuerpo con falda larga y ajustada, hechas de tela de sacos de harina Gold Medal, calzada con cotizas, crinejas y pelo e guama. Correa a la cintura , filoso cuchilla, s echaba el palo con los vaqueros y tendría mujer, hija según de Juan de Mata de Cantagallo y su hermana Mariota zapateaba como un hombre también. Basiliota esbelta, alta, delgada, buenamoza de cara aindiada, ligera para quitarse un golpe o pardillazo. Peleonera como su padre. Pelo achicharronado. Bailaba en los fiestas donde tocaba Perolito en los saraos burriaos en el Mabil de Los Corrales. Evitaban piropearla para que no resoplara su encabuyao. (Torres, P. en El Nacionalista 3-9-81)

Doña Nicolasa Noguera de Marin, de El Sombrero, Falleció en 1995 A LOS 85 años de edad, según Rojas Graffe (La Antena del 26-8-95) conservaba destrereza para manipular una escopeta moricha o tremolear un cabo e soga, su hijo Pedrito Marin, dijo: “mujer vergataria, bizarra y cuatribolia para enfrentar con firmeza los avatares de la vida. Mujer de a caballo y hábil con la soga cuando se trataa de agarrar un toro cachilapo o un becero mamantón”.

Flor Manuit: de Chaguaramas. No sólo era famosa por tratarse de una mujer de armas tomar, si no que hizo periodismo: fundó y redactó un periódico y escribía versos. Por mucho tiempo fue correo del llano, manejando su propio automóvil, casi siempre sola.

Alcira Mota, de <parapara, mencionada por el cronista Belisario.

Arévalo Cedeño tenía su escuadrón de mujeres. Conocimos en Los Laureles, a doña Dominga, cuya madre le da a luz en esas correrías.. .

Significativa es la importancia concedida por el poeta mayor de los llanos, Julio Cesar Sanchez Olivo, a las mujeres de su entorno, especialmente su esposa Guillita.

AMOR Y MORAL

¿Qué como aguanto ese peso

Del destino sobre mi alma?

Porque mi mujer me da

Lo que en la angustia me calma.

¿Acosa me da dinero

Como remedio a mi mal?

No, No¡ Me da solamente

El vigor de la moral.

Ella no me da el pedazo

Quitado por el doctor

Pero todos los pedazos

Los remienda con amor.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CRÓNICA DE UN VIAJE AL SUR

CRONICA I

CRONICA II

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ECOLOGÍA DEL LLANO EN MARZO

COSTOORINOCO

ECOLOGÍA DEL LLANO EN MARZO

Adolfo Rodríguez

Dice don Félix León que en cuaresma florean: cañafístola (amarillo castaño), pericoco y bucare (anaranjado), jobo (blanco), orore (azul). Este último echa vainas y se encuentra a orillas de las quebradas; el caro: tostao, cuyo bagazo come el ganao, el apamate (moradas, rojas, blancas, rosadas) temprano si va llover, morao el roble, guamacho amarillo, el algarrobo mazo de flores blancas, blanco el guarataro.

Mientras Miro Popic menciona:

El Samán, árbol emblema del Llano, generoso en sombra y frescura, Lluvia de Oro, que liban los colibríes; el Matarratón. el Cedro en partes que no se inundan. Y dos especies de Jacaranda morado.

En tanto la Palma Llanera, típica de las partes bajas, concluye su floración.

Y en los bosques deciduos de Guaribe: el apamate morao, palo de montaña, guamo cere cere, semjante al mamón, el largo torcío y el cajeto.

Los frutos del Coco de Mono, ya maduros, alfombran la base del árbol.

Dosova en playas del Orinoco la Tortuga Arrau.

Salen de sus huevos las tortuguitas Terecay, parecida al Galápago Llanero, pero con pintas más claras en la cabeza.

Joseíto Jiménez, Cronista de Cabruta, nos dice que con las nubazones salen las Tortugas en un radio de un kilómetro frente al pueblo. Los temporadistas van de noviembre a abril de todo el país. Las chalanas llevan hasta diez mil. Se daba a cada familia según sus miembros, un área medida con un cordón, previa verificación de la existencia de huevos, con una puya que se hunde y era casi medio metro aprovechable. Se vigilaba en la noche y hubo encargados de la repartición hasta que en 1958 asumió la GN. Los huevos se aprovechaban para el aceite de tortuga que se expendía para candelabros y otros usos. Para que no se murieran las Tortugas, luego de soleadas al penetrar al agua, se formaba una gran fila de gente azuzándolas desde la orilla para que no salieran. Las que se morían en los viajes se las comían. Al otro lado la playa ennegrecida por las numerosas que allí posaban. Los jaujales escoltado los playones.

Y José Acevedo: esta playa la voy a sellá; con el talón, y sacaban lo que querían: dos y tres mil huevos, para vender o regalar.

Las Babas tras los últimos residuos de agua, al no hallarlos, se entierran en lodazales y subsisten allí varios días.

El zorro guache, al anochecer, procura presas junto a sus crías.

Dejan su nido juveniles gabanes y garzones soldados acompañan los adultos, por comida, en los esteros.

El Rey Zamuro con sus pichones, en grandes ramas de los bosques, mientras el Halcón Aplomado se anida en sitios abandonados y de fácil acceso.

Los llaneros del Costo Orinoco….dicen que del 15 al 20 de marzo principia el flujo de la aguas orinoqueñas” que “induce a pensar que la temporada de lluvias debería comenzar en los primeros dias del mismo mes, en las lejanas fuentes del Orinoco, en la zona selvática del Teritorio Amazonas, junto a los límites con el Brasil” (Tamayo, 1961, 22).

Jorge Plaz (en Torrealba, op. cit.) reporta marzo en Apure:

Con sus mediodías reverberantes,

Bosquejan espejismos bellos y raros

Los rayos del sol recalcitrante.

Es el mes que ponen las Tortugas

Y el escogido para cortar Madera;

Es el mes de poner los cardenales

Y en el que maduran las uveras.

Es el mes en que se castran las colmenas

…………..

El mes ardoroso en las llanuras

En que el llanero se echa su sesteada

Bajo bosques frondosos de chigales

En guayabales a orilla de cañada.

Es el mes que seca las lagunas,

En que se ven preñadas de gabanes

Y de todas aves de ribera

……..

Los patos pelones se cogen en bandada

Y el bello matiz de las corocoras.

……..

Se ven cruzar los fuegos fatuos por la noche

…….haciendo ruido con las hojas.

Ramo y Ayarzaguena anotan que por marzo “los bajos niveles de agua hacen que la fauna acuática se concentre, y muchos herbívoros y peces, mueren”, coincidiendo “con los primeros vuelos de los jóvenes carroñeros”.

Tiempo que se percibe en la Silva Criolla de Francisco Lazo Martí cuando el incendio “ha desplegado” ya por dos veces su “abanico flamante” tras “yerbas infecundas”.

Por marzo y abril es la bola de fuego, saltando de monte en monte (Colmenares del Valle, 2000, 84).

(Siger y Vareschi, 1982) apuntan que en el mes de marzo, el aire está tan viciado con partículas de humo, que se puede sobrevolar a poca altura el río Orinoco, sin darse cuenta de ello.

Grandes serpientes y cocodrilos son sorprendidos a veces por la sequía en sus pantanos. Cuando esto ocurre se encuentran en el Fango y caen en un un sueño de sequía, el cual es regulado por la hormonas tal como sucede con animales en las zonas frías…”

Y en la mirada del viajero Sachs en 1876 ante los “monstruosos ejércitos de insectos” entonando “el canto chillón de los saltones y el lloroso tono atiplado de los zancudos”, ninguno como la cigarra, desde “todos los árboles y todos los arbustos de la Plaza Guzmán Blanco de San Fernando de Apure”, la inconsolable salmodia. Refiere la atención que merece a los griegos Anacreonte y Xenarco, este último autor de una famosa oda que Goethe traduce al alemán y, al castellano, don Pepe Izquierdo:

Bendita eres tú, chiquita amada

Que en las ramas de los árboles

con poca bebida entusiasmada

cantando vives como reina.

Días de morrocoyar..Los quelonios hibernaron entre cepas de maya, mogotes o promontorios de madera seca, hasta que la rumazón o el trueno de marzo, los incite de frescor y apareamiento. Por entrada de aguas son las crías.

Éxtasis según Cabrera Malo: “!Qué noche!, no la olvidaré nunca. El cielo de la pampa, una sola rumazón siniestra; la oscuridad, compacta; relámpagos y truenos sordos, a lo lejos; y junto a nosotros todos los cocuyos del matorral volando y rutilando en silenciosa zarabanda fúlgida que era como el chispear de alguna fragua invisible”.

Los araguaneyes “pomposamente vestidos de amarillo” como si flotaran “sobre las aguas muertas de un lago visionario” (Ibíd. 41).

¿Acaso los días en que el demonio hace acto de presencia en el contrapunteo de Florentino y El Diablo de Arvelo Torrealba?, Esa fase susiguiente a la cuaresma en que todo luce al margen de la mano de Dios:

Puntero en la soledad

Que enlutan llamas de ayer,

Macolla de tierra errante

Le nace bajo el corcel.

Ojo ciego el lagunazo

Sin garza, junco ni grey,

Dura cuenca enterronada

Donde el casco da traspìés.

Los escuálidos espinos

Desnudan su amarillez,

Las chicharras atolondran

El cenizo anochecer.

Parece que para el mundo

La palma sin un vaivén.

Cuaresma y, sobretodo, semana del concilio, son para elaborar papagayos, mientras las muchachas, sus padres o parientes recolectan camasitas con qué confeccionar las zarandas y encavarlas sobre el propio terreno vaciando las semillas para que los ciclos de la tierra vayan acordes a la tradición. Marcela de Rodríguez considera que antes se daban más porque había menos bachacos y hormigas y ahira las máquinas descalabran el mundo dice Catalina, mujer de Félix León.

Concitación de lo primario, luego del miércoles de ceniza en que la gente comenzaba a brotar desde los montes más oscuros, por el sur de las Mercedes, Jobo Mocho, Barrancas, Casita, San Mauricio, “picando troya”, con trompos, generalmente elaborados de la madera del guayabo, porque son más zumbadores, livianos y serenitos, como el que recuerdan aún por Mata e Juajua bajo el nombre de “Trueno en marzo”; sin desmerecer los de taparo, mamón, guatacaro, palo sano, floramarillo o roble (aunque estos caen pesaos y los de caruto salen tataretos). Las rolas para elaborarlos cortadas en menguante, veinte o quince días antes de la Semana Mayor.

“Serenos” o “tequenitos” bailan “mejor” Quienes los labran o poseen los pintan con hojas de “túa-túa” y otros colorantes. Resplandor de triunfo los ilumina cunado los cogen en la uña o captan el zumbido de su armonía sobre el terraplén….El Tuerto Juan Canache de “Borbollón” gozaba de prestigio por sus trompos de taparo (Martínez, J. F., 1982; Balza Lugo, 1986).

Preparativos para el mayor lucimiento de la Semana de la Pasión, todo sujeto a escrupuloso maquillaje: templos, iglesias, casas que albergan santos que saldrán en procesión y habrá tributos hacia los hospitalarios dueños. Proximidad de coquetería, ya que es tiempo de estrenar, lucir trajes elegantes, hombres y mujeres, y hasta excederse en el acicalado como reseña Juancho Cartens por San Fernando en 1878.

No obstante, recogimiento, unción, comunión con la tierra, sin menoscabo del regocijo ante los hechos de la Pasión y sucesos que invaden los campos relativos a percances propios de la semana mayor.

Recuerda Ana Socorro del Corral que en el Llano, desde el día de ceniza, las arpas son encobijadas, mientras reposan, en la pared, cuatros y maracas, como para dar paso a las profundas pulsaciones que están plenando todo: “los rumores de la llanura arrullándole el sueño, como en los claros días de la infancia (…), los rebuznos de los burros que venían buscando el calor de las humaredas, los mugidos del ganado en los corrales, el croar de los sapos en las charcas de los contornos, la sinfonía persistente de los grillos sabaneros, y aquel silencio hondo de soledades infinitas, de llano dormido bajo la luna, que era también cosa que se oía más allá de todos aquellos rumores”, de acuerdo con la percepción de Santos Luzardo al retornar a su tierra (Gallegos, 1977: 42).

Con el canto de las chicharras en variados matices tenues, “los ocres, los grises pardos, los sienas del verano” Un sol que “ mustia los pajonales y el brisote resquebraja y deshoja los arbustos en matas y cañadas”, quemas que enlutan bajizales y bancos, “decorando el negro riguroso con los encajes blancos de la ceniza. La sed que exprime raíces de árboles implorantes frente a cortinajes de nubes, “densas y sombrías como en un cuadro de Veynerk” (Loyo Rojas, 1985).

La dieta constreñida a la progresiva identidad con lo ancestral: abstención ante las tentaciones de la carne como en Naiguatá donde se cumple el ritual del Entierro de la Sardina el miércoles de ceniza. Desprendimiento que es entrega, a su vez, a los dictados de la naturaleza que conforma el ritual: los ex- votos con frutos que cosecharán o fructificarán con las lluvias; durante los seis viernes previos a la semana mayor, se desayuna con un pedacito de pan (la parva) y agua, aunque en los almuerzos de todo: pisillo de pescado, caraota pintada, huevos de terecay, arroz con coco, dulce de ciruelas, batíos de papelón, pira de ahuyama, sardina, legumbres y pasteles; aunque en las noches frugales cenas de café con leche, pan y queso rayao.

Para Loyo Rojas la “ausencia de funciones religiosas” en los campos llaneros, explica estos “placeres de la mesa”

Márquez G. (1999) cuenta cómo en Achaguas los días previos a la Pasión son conocidos como “Semana de ‘Buscá’ porque se anda de “galapagadas o cazar galápagos, babas, morrocoy, caripatúa o jicotea”, pescado salado y chigüire. Los platos pautados por la tradición.

Comentando Sachs que en San Fernando de Apure durante la semana santa de 1876 enriqueció su cultura culinaria, al sustituirse la carne de res por la de chigüire puesta a secar, más la sopa de tortuga o morrocoy, que halló apetitosa.

Deleites que, según Ramón Páez, autorizaba la iglesia por ser “animales de agua fría”, refiriendo la caza, el viernes santo de 1846, de 300 cachicamos e igual porción de tortugas durante una operación de cuatro horas ejecutada por los llaneros del Hato El Frío, posesión de su padre.

Las romerías no sólo en función de subsistencia, como constata Monseñor Martí en 1779 en San José de Tiznados, ya que las “grandes pesquerías” no son más que “grandes desordenes con el concurso de hombres y mujeres”. Y prohíbe que mujeres solteras de ocho años arriba concurran, instando, al teniente o cabo, a encarcelar a quien incumpla su recomendación. Sin que se deje de comer carne.

Guabina le dijo a bagre

Vámonos pa el caramero

porque estamos en cuaresma

y vienen los tarrayeros

El cuento de Salvador Lara “Camino de los Jabillos” dice de esta época: “el casco sonoro sobre la tierra templada, agrietada por la sequía de marzo. Desnuda la madera, encueva los lagartos, enmiela los matajeyes. La enjalma sudorosa mojaba las correas. El tui, tu, cu de las tórtolas marcan el mediodía, por la trocha amarilla camino de los Jabillos jinete y caballo perfilan el horizonte”.

De Arnas Chitty en 1949 que “Si por mayo el mundo invita a que se le recorra, por marzo es una angustia secreta la que le lleva de un lugar a otro. Todo hijo de la llanura tiene el perfil borroso de la tierra sedienta”.

Quien en Cardumen (1990) escribe que “marzo no tiene agua; sólo dora los araguaneyes y pone tonos rosados en los acapros”.

Cabrera Malo que “El cálido aliento de la sabana asoleada llegaba hasta nosotros. Espejeaba el desierto sin límites, y el cielo era una como bóveda de acero caldeada hasta el rojo blanco, que evocaba en mí las próximas marchas extenuantes por los arenales lóbregos, bajo el vuelo de las gaviotas agoreras; la calma temerosa de los mediodías; las tardes cayendo en el medroso silencio, como un pesar irreparable, sobre las cosas sin relieve; las alucinantes claridades de las noches, el estupor de la lejanía gris; y, tras la efímera frescura de las auroras, otra vez las jornadas que no se concluyen nunca, otra vez el temblor de horizonte entre los vapores caldeados; otra vez la llanura impregnada de soledad, jadeante de fiebre y exhalando el melancólico olor de yerbas secas a la luz cadavérica de la luna” (p. 330).

DESCENSO A LO PRIMARIO

No hay trabajo de llano, pero parecen resurgir los de reminiscencia aborigen, cual reencuentro con los orígenes: recolección, pesca y hasta la caza, aunque en términos más ecológicos. Es la búsqueda de ramas, frutas y flores. Loyo Rojas habla de una “época de romerías”, mencionando rancherías establecidas en las costas de los ríos, caños y montañas, “ya en la procura de la salón de chigüire…o la de lanzarse al apaleo de las charcas…método singular de asir…el escurridizo galápago”: ese lujo de destrezas en que se pone de manifiesto el dialogo del hombre con el medio natural sin perturbarlo, pactando con la ferocidad y la abundancia, y otorgando su debido lugar al gran depredador, que se luce careándose, lúdicamente, con el entorno natural.

Nada interponiéndose a la ocasional consustanciación con lo primario: buena parte de las labores habituales quedan en suspenso, como trozar leña para no herir al Señor ni barrer los patios para no dañar sus costillares, no viajr lejos, lavar ni cazar; cesan las queseras; no se golpea los animales y se permite a los becerros disponer hasta de la leche de ordeño, exceptuando la reservada para “arroz con leche”; no se muele maíz ni se hace arepas, no se tuesta café ni se pila ni se cabalga porque es hacerlo sobre las espaldas martirizadas de Cristo. Exponiéndose, quienes desobedezcan tales mandatos, a experimentar los correspondientes castigos: al cazador lo hiere su propia arma; el conuquero que intenta abrir callejones, halla ahorcado uno de sus becerros; la tierra se abre en un abismo para quienes se atreve a lidiar ganado. El Pez Nicolás es un hombre que se atrevió a bañarse en días santos y las sirenas y toninas mujeres que infringieron tal restricción,

Dice Ana Socorro Del Corral que por la semana del concilio son las expediciones para castrar colmenas o colmenear valiéndose de taparas forradas con pencas de palma o de moriche, sabanear corozos en los jagüeyes, pericocos para los juegos de pares o nones (pericoqueando), morrocoyes (morrocoyando) para el pastel o cuajada o guiso con arroz que se consume desde el miércoles santo, o el rayado para el hervido, baba para el pisillo de rabo e baba como se estila en Guardatinajas; chigüires, lapas o báquiros acosados con perros (chigüireando), o la caraota pintá o tapiramo que en los campos de Santa María de Ipire se consume guisá. O yuca para los buñuelos rociados con miel de erica, amén de los dulces de cirgüela,”topocho maduro” y lechosa.

ILUSTRACIÓN: Croquis alusivo a la ecología del Costo Orinoco. que acompaña estudio de Francisco Tamayo para la revista caraqueña El Farol.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA CASA DEL RAMAJE

LA CASA DE EL RAMAJE

Casa paternaCopia (2) de DON JAVIER, JOS+ë Y LOS AMPLIADORESCopia (2) de En el patio 004

Nuestros padres venían

huyendo del pasado

o buscando el futuro

cuando hicieron su casa

Fue en un tiempo de errancias

bajo el cielo del llano

eran días serenos

por invierno y verano..

Fue un pedazo del mundo

donde hicieron su casa

como un parque abierto

o acogedora plaza-

Al frente de la vía

dos talleres abrieron

para arte y costura

entre telas y cueros

El taller de mi padre

era también bodega

y descendía a un cuarto

a reposar de bregas.

Esa fue la alcoba

donde nacimos varios

y mi madre nos criaba

hasta que eramos grandes.

El zaguán como un lomo

separaba la casa

en dos partes iguales

como un gran par de alas.

Al fondo el corredor

como una cola amplia

con cuartos al extremo

para las noches largas

 

Después un comedor

como entrando al patio .

Con su mesa redonda

y una tela metálica.

La casa se extendía

como alargado brazo

que doblaba en su codo

todo para habitarlo.

Aunque paralelo

tan sólo la cocina

como un bracito chungo

lleno de mucha vida.

En el medio el patio

era la libertad

se jugaba, ordeñaba.

Y hasta camino real.

Había un portón al fondo

que nunca se cerraba

entraban vacas, carros,

cualquiera se coleaba.

Un solar enmontado

después de la cocina

no lejos de onde

se erigió la letrina..

La casa era de todo

pensión, cancha de juegos,

muchachas florecientes

canciones y hasta ruegos..

Allí se trabajaba

estábamos en vela

se rezaba o corría

era baño y escuela..

Fue la casa que hicieron

la casa que nos hizo

con el cielo por techo

la llanura por piso.

Fue pensión de viajeros

solitarios o errantes

que buscaban la vida

en los caminos de antes.

Nada faltaba allí

era como un bazar

vacas, carros y gente

en un mismo corral.

Hasta sueños y amores

se vivieron allí

cuanto animaba entonces

la alegría de vivir.

Adolfo Rodríguez Rodríguez

 

MamáOBRERO PETROLEROMILAGROSLUCRECIADON JAVIER ORDEÑANDO

 

El armastoteLa Cocina

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

BOLÍVAR DEFINE LOS LLANEROS

17 de Febrero de 1818

BOLÍVAR DEFINE LOS LLANEROS

Adolfo Rodríguez

Horas antes en que Bolívar lanzara su proclama a los llaneros, el 17 de febrero de 1818 estaba experimentando una crisis existencial. Encrucijada reflexiva, en medio de la guerra, que probablemente habría comenzado a fraguarse al entrar en contacto, primero con los llaneros de Zaraza, luego con los de Páez. De donde quizá aquellos atisbos etnográficos que afloran ese día en El Sombrero, luego de la batalla en la que, con muchos contratiempos, se ahuyenta a Morillo hacia el norte. Fue entonces esa breve exégesis en que se hace quizá la primera definición de los llaneros de una manera dialéctica, al desmenuzar los hechos que conducen hacia conclusiones de lucidez casi profética: véase el juego de presentes y futuros. Caracterización que tiene evidente función militar, pero también ideológica, ya que la elabora en términos de su proyecto libertario, con la salvedad de que reconoce una manera muy particular de practicarla los llaneros.

Hay hechos puntuales que conducen a esa histórico ´convencimiento por parte del único prócer capaz de pensar, estudiar y expresarse libremente, al mismo tiempo que se enfrentaba a circunstancias demasiado ardientes para evadirlas.

  1. Hasta abril de 1817 en que es rescatado por las tropas llaneras de Pedro Zaraza, luego del revés de la Casa Fuerte en Barcelona, ha desconfiado de una etnicidad que se autodenomina ¨los llaneros¨. Tanto como para ignorar un calificativo, que usan ya esclarecidos intelectuales venezolanos, gracias a la fuerza resonadora del pensamiento y la actitud expresada por Humboltd frente a la naturaleza y el modo de ser americanos.

  1. El encuentro con Páez en enero de 1818, refuerza la percepción que se está forjando de aquellos hombres, quienes procuran adscribir al extraño. Sobre todo cuando se trata de personalidades excepcionales como Bolívar. De manera tal que acciones como la Toma de las Flecheras en los primeritos de febrero cerca de Boca de Coplé y otros hechos sucedidos en Calabozo el 12 de Febrero, en la Uriosa y El Samán y El Sombrero, lo persuaden para emitir una proclama en la que se dirige a un específico grupo étnico americano, para explicarlo y legitimarlo: su territorialidad (estos desiertos), el factor biótico fundamental (vuestros caballos), un elemento cultural decisivo para resguardar el ethos (vuestras lanzas). Que conjugados devienen en claves para la continuidad que anima a cualquier auténtica originalidad cultural, satisfactoriamente probada: ¨vosotros sois invencibles a pesar del imperio español¨. .

3) El texto tiene también un valor poético por la fuerza expresivo derivada de la metonimia que representa totalidades a partir de sus partes.. Y premoniciones acerca de una auténtica libertad de conciencia y lucidez que no reprime ni reprime. .

4) Agréguese que tan contundente imagen sobre la neoetnia llanera, roza otros aspectos que que remiten a un cruce de coordenadas históricas:

  1. Historicidad llanea

  2. Historicidad continental americana

  3. Concepción sobre libertad y continuidad cultural en las etnias bien consolidadas.

    BOLÍVAR LLANEROlBolívar según retrato de José Antonio Espinosa en 1928

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

CON VERSACIONES

EL CIELO DE MI PUEBLO

SMI

El cielo de mi pueblo

Era puntual y amable

Entre un cendal de nubes

estricto se asomaba..

El cielo de mi pueblo

Con sus sombras y luces

como barco pirata

Siempre andaba de viaje.

Sereno y pensativo

todos los días llegaba

A mirar patios, huertos,

La calle engranzonada.

El cielo de mi pueblo

Con sus luces errátiles

encendía de ilusiones

Unos ojitos frágiles.

Como docto viajero

Que leía en los mapas

El cielo de mi pueblo

Llegó de tierra extraña.

Se arranchó en los conucos

Fue a la escuela primaria

Y de muchacho ya grande

Se emborrachó en las tardes.

El cielo de mi pueblo

Como palo e berraco

Se fue de liqui lique

A los toros coleados.

El viejo cielo rubio

Jugó dominó y cartas

Y en un bar de bolsillo

Hasta cantó tonadas.

El viejo cielo claro

Jugando bola o gallos

Cada vez más pueblero

Se olvidó de sus viajes.

Sonriendo en una cerca

Vivía enamorado

Y por eso la suegra

Lo tuvo trabajando.

Ah buen cielo llanero

Puro como una plaza

Hasta mango y mamones

Estuviste tumbando.

Te ví bailando trompos

Y en un caño bañándote

Y detrás de las burras

Cachimuela enlazando.

Oh viejo cielo mío

Eso fueron contando

Porque el ceño fruncido

de un cinc estuvo espiándote.

Adolfo Rodríguez R.

 

NUNCA NOS FUIMOS

Estamos de vuelta o en verdad

nunca nos fuimos.

Duerme el verdor

Como lerdo paisaje

Rotan los mismos astros

la rueda del parque

la música de la fiesta a que vinimos

Nunca erramos

para que se nos echase de aquí

Palabra de Dios.

ARR

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ECOLOGÍA DEL LLANO EN FEBRERO

EL PUEBLO

ECOLOGIA DEL LLANO EN FEBRERO

Refiere López Castro (1994) que las festividades de Santa María de Ipire, el 2 de febrero, Día de La Candelaria, eran de “gran colorido con sus coleadas de toros, carreras de caballos y otras diversiones populares”. Mes que, para De Armas Chitti (1990) seca “los montes” y los ríos son “largas plegarias sobre la tierra”. Pensando, quizá, en la porción sabanera del lugar, Apunta en 1949 que “En el interior de Venezuela, la sequía tiene características de tragedia. Hay una desesperación de árboles y gentes, de tierra cuarteada, de surco muerto, de ganados moribundos, de charcos que se mantienen como ojos que abrió el abismo sobre la tierra. Los ríos se quedan quietos, los lagunazos que salen al encuentro del horizonte en la época de las lluvias y que unen varios ríos y sirven de mares interiores, cuando la sequía triunfa, no son más que madreviejas agonizantes. A lo largo de la tierra tendida se miran los cuerpos vencidos de los árboles cansados de esperar. Los pájaros emigran. El verde es un recuerdo para el hombre, un hermoso recuerdo y tanto llega a desesperarse que crea nuevas formas de ser nómada…. Todo hijo de la llanura tiene el perfil borroso de la tierra sedienta”.

En su “Romance de la Canícula”, inserto en Candil, dice:

Hombre y rancho. Viento herido.

Modorra. Se quema el aire.

A la sombra de la angustia

La sed ahonda su cauce.

La Palmera es como un grito

Que dejó sembrado Páez.

El lamedero calcina.

Calcinan los terronales

Cenizas dispersas flotan

Cansancio. Espejismo. Hambre.

Añadiendo en 1990 que “Cada pueblo tiene una o más lagunas en torno. En Santa María de Ipire la Laguna Vieja y la Laguna Nueva. Cuando el Mono se desbordaba aparecían pequeñas lagunas que resistían el verano ocultas en sus menudas selvas de guamos y de cañafístolas”. y en 1949 que “estiraban sus largos cuerpos, es decir, se acostaban sobre los juncos que nacían al azar. Mientras febrero avanzaba, el agua huía hacia abajo, hacia las grietas negras. Pasado el mediodía podía verse el pie del sol maltratando los restos de agua que se escondían entre la vegetación lacustre”.

Y en 1981 que “Venezuela es un país de risco alzado, nieve perpetua y perpetua canícula. Hay ríos que por agosto llenan el horizonte con una vitalidad sin cauce y por febrero son de arena y viento”

El retiro de los grandes crecientes se avecina al tiempo que las tortugas del género Podocnemis hacen sus desoves y variedad de reptiles marcan espacios O luchan por ellos, ante el inminente apareo.

Restos de agua espejean al atardecer reflejando el vuelo de bandadas de Golondrinas de Horquilla, cientos de insectos que plagan el lugar, mienras el Corocoro Castaño ronda charcos raquíticos.

Bordeando canales y ríos de sabana llevan sus crías, de plumas reciéntes, el Pato Carretero y el Alcaravancito.

Patos Silbadores sobrevuelan el lagunazo tardío, junto a cientos de individuos del Barraquete Aliazul, especie migratoria del norte de América, que aletea velozmente.

El Caricare Encrestado y otras aves de presa nidos y crían sus polluelos, aprovechando el resecamiento de las sabanas.

Loros y guacamayas husmean madrigueras para sus nidos, preferiblemente huecos de árboles. De otra manera perderían sus crías.

Cava hoyos en bajíos el galápago llanero donde desovar. Mientras gaviotas y tortugas prefieren las playas. Las babas buscan pareja, con movimientos de cabeza y cola, ascendentes y rígidos

Las Anacondas se trasladan de pozo a pozo.

Por enero y febrero proliferan bagres y cachamas, coporos, zapoaras, rayas, curbinatas, doncellas. Se preparan en salazones para semana santa.

Tiempo del curito de laguna, corronchos o panaques en el río.

Tiempo del mas intenso celo del venao caramerudo (Ramo y Ayarzaguena, 1983: 45)

Florea la Cañafístula Llanera.

El Roble, de imponente madera roja, blande su efímera floración de diez a quince días.

Jorge Plaz relata su vivencia:

El mes de los ardientes candelorios;

El que celebran en los vecindarios

Con gallos, carnavales y velorios.

Es el mes del trabajo en pesquería,

Del veguero en los caños y en los ríos;

Es el mes de las fieras chigïiiradas,

En lagunas, charcos y en los ríos.

El mes en que se ven salir en plazas

Terecayes que salen a poner

Por la noche; y cantan más dolientes

Las cigarras al oscurecer.

Febrero, el mes de soles ardorosos

De bravas candelas en el llano

…….

Es el mes en que ponen las gaviotas

Millares de huevos en las doradas playas;

Es el mes de flores amarillas,

Y florece también el flormorada.

Es el mes que florecen las palmeras

…………

En que cargan más los matajeyes

Y las aricas están azucaradas.

J F Martínez comenta así la parición de las iguanas: por “febrero empieza en pueblos y campos de algunas regiones del país, la matanza de inofensivas iguanas para comerles sus huevos, sancochados, que en esta época del año ya están en sazón. Las cazan con escopetas, rifle calibre veintidós, a chinazos y algunas enlazadas con guaral sujeto a la punta de una vara, después de ser adormecidas, según la creencia popular, silbándoles aires dulzones. A esas les abren el vientre, estando vivas, y luego las suelan arrastrando las tripas; crueldad que no tiene parangón”. Les dedica versos:

Arbóreo ser inocente

que en la rama florecida,

ni por estar escondida

puede esquivar a la gente.

De la astucia y el sadismo

del pertinaz cazador,

no la salva ni el favor

que le brinda el mimetismo.

Se le persigue con saña,

y hasta viva, de su entraña

sin pensar en su dolor.

Mano perversa le arranca

la cosecha tierna y blanca

de los frutos de su amor..

Tiempo también de chiguarada o matanza, previa a la semanasanta: llaneros a

Caballo congregan los chigüires en manadas y matan a machete (Ramo y Ayarzaguena,

1983: 45). Alegan que para garantizar pasto para las reses.

Noches de luna veranera que no escapan al ojo sensible de Cabrera Malo (1989): “tan clara, tan blanca que mis caballos al bracear en los hondos morichales dormidos parecían nadar más bien en un pozo de luz salpicante y tan clara y tan blanca que, al filtrarse a chorreras por entre las hojas de los palmares caía, caía sobre mí, como hubiera podido caer una lluvia sin ruido, una lluvia de primavera, lenta, dulce, blanca”

Monstruosos e impíos los incendios, devorando “yerbas infecundas”, mientras los gavilanes “paso a paso” asedian, “del fuego la reyerta”, “consume aún su aliento las entrañas / de los troncos vetustos; / fluye sutil fermento de las cañas / y blanda mirra llorar los arbustos”, hasta dejar sólo “flores grises y rotos arabescos”, según Lazo Martí.

Asofauna Unerg enumera concentración de fauna en los cuerpos de agua del final de la época de sequía, puesta de huevos de la tortuga Arrau y nidificación del terecay.

En febrero es la moledera. La caña dulce, sembrada en lo alto, a punto de papelón. El alborozo toma los trapiches, hay olor rancio de bagazos, ardor de leños bajo los calderos, el guarapo e caña refresca los gaznates, el melcoche empalaga, el mono menos y el papelón aún menos, mientras un canto de molienda acicatea bueyes remolones-.

Hay cosecha de frijol (galleta, negro, colorao, verde, caresanto (blanco con el piquito).

Con los tres días del carnaval concluye el lapso del año en que se come carne. De donde

su sentido etimológico de “carne levare” o quitar carne. Vence la Cuaresma que sostuvo

durante el año una cruenta lucha con Don Carnal, según fábula francesa que inmortaliza

Juan Ruiz. Supervivencia pagana que conmemora la abundancia. Tiempo de sequías,

la pobrecía y los productores lo celebran esparciendo agua sobre los demás, que es más lo que

empapa que lo que bautiza. Rito purificador, en Santa María de Ipire se practicó

endógenamente con unas jeringas llamadas “pitocos” que se elaboraban con tallos secos de bambú. .

 

FUENTES CONSULTADAS

-ARVELO TORREALBA, A (1995). Florentino y El Diablo (contiene las tres versiona principales del poema). Barinas: 90 años del Poeta Alberto Arvelo Torrealba.

-Cabrera Malo, Rafael, El Reflejo de los Remansos Azules. Caracas: Academia Venezolana de la Lengua correspondiente de la Real Española, 1989. — 389 p. (Colección Génesis))

-De Armas Chitty, J. A. Candil : Romance de la tierra / José Antonio de Armas Chitty. — Caracas: Poligráfica Nacional, 1948. — 101 p.

-De Armas Chitty, J. A. Cardumen: relatos de tierra caliente / J. A. De Armas Chitty. — Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1990. — 113 p. — (Colección El Libro Menor, 172).

-De Armas Chitty, J. Semblanzas, testimonios y apólogos / J. A. de Armas Chitty. – Carras: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 1981. – 236 p. — (Estudios, monografías y ensayos; 17).

-Guía Ecoturística de Miro Popic Net, revisado en http://www.miropopic.com/ecoturistica/ (enero 2009)

-LOPEZ CASTRO, Rafael. Cundanga. San Juan de los Morros: Fundación Guariqueña Para La Cultura, 1994.

-Martínez, José Francisco. Parajes : versos. – Caracas : Miguel Ángel García e hijo. 1975. — 109 p.

-Ramo, Cristina y Ayarzaguena, José. Fauna Llanera: Apuntes sobre su morfología y ecología. Caracas: Cuaderno Lagoven, 1983.

-Rodríguez, Adolfo. Carne Adiós, en El Nacional, 1977.

-TORREALBA, Antonio José El Diario de un Llanero, Caracas: UCV 1987.

-INFORMANTES: José (Cheo) Rirvero, Rodrigo Rondón y Marcos Natera.

Adolfo Rodríguez Rodríguez

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CON VERSACIONES

41LOS NIÑOS EN ALTAMIRA

EN  RECÓNDITO SITIO

Viviré en un pueblo / que será siempre el mismo / sereno como un parque / feliz como un domingo / entre animales mansos / y patios simples / sol leve, luna tensa / entre ramas y brisa.

Donde los propios padres / serán nuestros maestros / enseñando el trabajo / la lectura y las cuentas / ser buenos muchachos / atender sus talleres / o alguna o bodeguita vieja / para que ellos se ocupen / de asuntos más serios / la cocina o los viajes / ordenar sus papeles / visitas, diligencias / reuniones y fiestas. ..

Será un pueblo con novias / detrás de las ventanas / como tu de ojos tristes /que se encienden apenas / con que uno las vea / si nos hemos bañado / y nos trajeamos chéveres / y haya juegos de mesa / pastel y golosinas / que prepara una tía / celosa, pero atenta..

Uno de esos pueblitos / que uno a veces deja / porque un anuncio nos lleva / a ganarnos la vida / y tu esperas paciente / para un matrimonio / sin que nadie entorpezca / prolongadas ausencias / entre oficios de casa / rezos y poemas /

hasta que al regreso / compartir sonriendo / lo loco que hemos sido / y cuerdo que seremos / porque vienen los hijos / y van a aprender / mientras uno se faja / para remediar la vida / con tres cosas sencillas / que nos llenan el alma.. …

Y cuando todo pase / después de unos añitos / y los muchachos crezcan / y se vayan al mundo / o estemos yertos ya / o ateridos tal vez / te llevaré a un cine /

que está ahora entre escombros / del teatro que cerraron / y juntos en un banco / como un par de espectos / cada cual un helado / algún chicle o cotufa / pasándonos las manos / mientras se proyecta / en la pared derruida / cuentos de enamorados.

O bajo alguna carpa / de un circo que aquí hubo / riéndonos sin parar / mirando cómo el viento / alborota papeles / locos como payasos..

o tarde ya en la plaza / girando sin cesar / como en una rueda / unas lindas fantasmas / que nos ríen al pasar

Ese pueblo recóndito / que rumora en nosotros.

TANTA GENTE JUNTA

La última vez que yo vi a la abuelita

que estaba ella sentada en su silla,

la noche en que el rayo cayó en la casucha

donde  dormía el caballo bayo.

El cuadrúpedo relinchó

y los muchachos vieron cómo se estrellaba

contra las las chamizas y echaba a correr

por el maramaral.

La abuela rezó el trisagio

con las muchachas arrodilladas

en el piso sollozando calladitas.

El abuelo trajo el caballo

y no se cansaba de reir mientras

cortaba las hojas de topocho

para las hayacas

y todo el mundo se puso a hacer algo

porque era noche buena

y trajeron un miche para beber

mataron el cochino

todas las mesas estaban con los ingredientes

y echaban historias de lo que cada uno había hecho

o le había pasado cuando el rayo cayó

y de las otras veces en que pasó algo igualito

y hasta peor y todo el mundo prefería hacer

lo suyo en aquella callapa

para que ningún demonio se atreviera

a meterse con tanta gente junta.

ARR

 

 

!!AEEAAAAA!!!

Yo, que he sido conuquero

y roturé la tierra

aguardando gozoso

que la semilla esponjase,

que cada amanecer todo estaba

a mano

¿Cómo puedo mirar sin reservas

este estado que veiene con sus cuentos de camino

a quitarme el arado, el garabato, mi machete liniero

y el contento del tallo y de la tierra?

¿Cómo ver sin enojos a esta estela uniformada

atajando burros

en que trasporto sobrantes

para intercambiarlos, darlos o traer

las simples alegrías con que en casa me esperan?

¿Cómo agradecer, señores,

esta incitación a convertirme en nadie

que no hace nada

a la vera de ciudades

mientras se entrista el campo?

El conuco en que estuve

y al que deseo volver,

no sabe, señor, más que de vigilias

mañana, tarde y noche

con su canto de lluvia, brisa o colores

y un rededor de jobos y meleros

mujer en rancho y unos muchachos

que igual juegan que trabajan

junto a perros cuidando

y compañeros que vienen a ayudar,

no a quejarse.

Pura querencia y guáramo.

Este conuco, señor, de espigas rotozando,

una fiesta de guaros.

café de brusca

y tapara con agua

y, al caer la tarde

yuca salcochada

con queso de cincho si vino la vaca

y un par de palabras

antes de echarme al chinchorro filosófico

pensando en no cambiar

este alero

por ninguna de las promesas

con que nos llaman.

37 41 70 transparent-95031 Cabeza

NUEVO BAJUMBAL

1

Quedan las despejadas

Aras de nuestro pálpito.

No resplandece el vado

Ni verdea la sombra

bajo los grumos

BAJUMBAL

PARTE I

RESINA DE MONTE

1

HAY SITIOS AUN

Que desgranan tardes

con las manos,

tallos que deja el día

a la deriva

íntimos resuellos

del lado allá de los pilenques (1),

donde las resinas

destilan savia lunar.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

IDEARIO DE JOSÉ FRANCISCO TORREALBA

IDEARIO

DE

 JOSE FRANCISCO TORREALBA

(Nota Introductoria y Selección de Textos por Adolfo Rodríguez)

 JFTllanero

JOSÉ FRANCISCO TORREALBA: UNA UNIVERSIDAD SOLITARIA

José Francisco Torrealba (Santa María de Ipire, Venezuela), 16-6-1896 – Caracas, 24-7-1973), escritor, científico, médico, recibe una formación predominantemente positivista, pero hay en sus publicaciones así como en muchos sucesos de su vida, elementos para pensar en influencias derivadas de otras fuentes filosóficas, literarias, científicas e históricas, tamizadas, desde luego, por la propia experiencia, el contexto cultural en que vive y su talento excepcional. No se propuso ordenar sus ideas de manera sistemática. Las produjo al azar, impactado por circunstancias personales o históricas y dentro de un afán de servicio público. En esta selección de sus pensamientos e inquietudes, intento un avance en la ordenación de lo que pudiera ser la docttrina que elabora y lo guía. Un muestrario de la incesante vigilia con que se enfrentó a una realidad dura y hostil. Extractos a partir de textos disímiles (Cartas, informes, entrevistas, artículos de prensa, discursos), en los que despliega su apostolado..Las organizo en orden alfabético para facilitar la consulta. Los títulos son tomados de algunos de sus escritos, otros me fueron sugeridos por ellos mismos, casi siempre, imbuídos de fuerza profética, suficiente como para que, a veces, la denominación asumida, remita a conceptos y nociones que Torrealba nunca manejó, pero avizoró gracias a su perspicacia, sabiduría y voluntad edificadora .

En Juan de los Morros, fuimos partícipes privilegiados de la cátedra que impartía desde su chinchorro. De infinidad de zonas del país y del mundo le consultaban. Llegaban mensajes de Emile Brump preguntando sobre la aplicación de su xenodiagnóstico por parte de Torrealba para el despistaje de de ka enfermedad de Chagas, Legendaria es su colección de Rhodnius Prolixus, sus investigciones sobre hemoglobinuria, zoología médica, paludismo, síndrome de Frehlisch, alastrim y enfermedad de Little, riesgos de las maquinaria de gas pobre, del oxicarbonismo y el piroleñismo, cáncer en Zaraza, rubeola, patología regional venezolana, reservorios, parasitosis intentinales, enfermedades venéreas, disentería, etc. Desde el remoto oriente guariqueño envía a la Academia Nacional de Medicina sus impactantes avances en el conocimiento sobre el Chagas.

Enclavado en su sobria residencia, a manera de oasis, recibe noticias de traducciones que hacen de sus trabajos.

Enciclopédica formación, agudeza de ingenio y pasión humanística lo mantienen vivaz en la prensa de su época, entre quienes lo visitábamos, cuantos de lejanos sitios los alertaba su prestigio de sanador o de sabio, en busca de diagnóstios o respuestas sagaces, oportunas y ajustadass ante los males que aquejaban a dolientes, humildes, potentados o donnadies, Su casa fue una academia y su consultorio un reservorio de sapiencias del que extraía acertijos que los visitantes recibíamos como preciosos sortilegios. . .

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Tarello, Renato.Torrealba: mundo torrealbero. — Torino : Bolle editore. 1964. — 361 p.

Torrealba, José Francisco. Canto de guacabas y otros escritos. – San Juan de los Morros : (Talleres de la Caja de.Trabajo.Penitenciario.), 1960, 139 p.

Tottealba, José Francisco.Canto de guacabas y otros escritos.–Valencia : Talleres de C. G. M. Comunicaciones, 1984, 134 p. : retrs.

Torrealba, José Francisco. Cartilla antichangásica. San Juan de los Morros: publicaciones del Gobierno del Estado Guárico, 1947 (Caracas : Imprenta Nacional), 11 p.

Torrealba, José Francisco. Encuesta sobre enfermedad de Chagas en la Penitenciaría General de Venezuela / por José F. Torrealba y Colaboradores . — Caracas : C .T. P. Cárcel Pública, (1957). – – 79. : facsím. — (Colección Misceláneas).

Torrealba, José Francisco. Enfermedad de Chagas y Tripanosomosis de Tejera : pequeña Encuesta realizada en el caserío Casés, municipio Lagunillas, Distrito Sucre, Estado Mérida, en colaboración del Centro de Investigación sobre enfermedad de Chagas de San Juan de los Morros y la Universidad de los Andes (por José F. Torrealba, Jesús Moreno R., Ángel Díaz Vásquez, Italia Ramos. — Mérida : /Talleres Gráficos de la Universidad de Los Andes) , 1955. — 52 p.

Torrealba, José Francisco, 1896-1973.

Torrealba, José Francisco. Investigaciones sobre enfermedad de Chagas en Zaraza (Estado Guárico. Venezuela) ; Otras notas científicas : recopilación, fascículo 1 . – Caracas : Litografía del Comercio, 1943. – – 167 p. il.

Torrealba, José Francisco, Investigación sobre enfermedad de Chagas en Zarazas, Estado Guárico, Venezuela ; Otras científicas : recopilación, fascículo 2 . — Caracas : Tipográfia Garrido, 1946. — 236 p. il.

Torrealba, José Francisco. Guárico, Investigaciones sobre Enfermedad de Chagas en Zaraza, Estado Venezuela; Otras notas científicas : recopilación, fascículo 3 —Caracas Tipografía Garrido, 1951.– 4 p. : il .

Torrealba, José Francisco, Investigaciones sobre enfermedad de Chagas en Zaraza, Estado Guárico, Venezuela ; Otras notas científicas recopilación, fascículo 4 .—Caracas : Tipografía Garrido, 1953. —

Torrealba, José Francisco, Investigaciones sobre la enfermedad de Chagas en San Juan de los Morros, estado Guárico Venezuela ; Otras notas científicas ; recopilación ,fascículo 5 — Caracas .; Imprenta Nacional, 1956.– 336 p. : il.

Torrealba, José Francisco, La maladie de Chagas : Trypanosomose américaine ou schizotripanose au Venezuela,decouverte et recherches/ 1932-1934, dans Zaraza , Etat Guárico. travaux presentes á 1’Académie Nationale de Médicine –.Caracas : Lit. y Tip, Vargas, 1935. — 2 h., 7-46 p.

Torrealba, José Francisco. Más investigaciones para el estudio de la enfermedad de Chagas en el Distrito Zaraza, Estado Guárico. — Caracas: Cooperativa de Artes Gráficos, 1937. —- 45 p.

Torrealba, José Francisco. Obras Humanístics. San Juan de Los Morros: Comisión conmemorativa del Centenario del Nacimiento de José Francisco Tporrealba, 1997.

Torrealba, José Francisco. Otros pequeños apuntes de la peste de Chagas en el Distrito Zarasa, Estado Guárico : trabajo de la Medicatura de Sanidad residente en Zaraza — Caracas ; Litografía del Comercio, 1940.– 62 p. : il.

Torrealba, José Francisco. Pequeños apuntes sobre algunas, familias del oriente del Guárico y en especial de Zaraza. — Caracas : Editorial Grafólit, 1950. — 120 p., 6 h. : retrs., láms.

Torrealba, José Francisco. Una pequeña nota sobre algunos resultados obtenidos en leucémicos con lizados de cultivos de leishmania donovani y de leishrmania brasiliensis / {por José Francisco Torrealba e, Italia Ramos. — (San Juan de los Morros, 1960). — 14 p.

Torrealba, José Francisco. Voces para sordos : suelts periodísticos — San Juan de los Morros : Tip. C. T. P., 958. — 126 p.

UCV. Secretaría. José Francisco Torrealba: Investigador del Mal de Chagas y otras enfermedades tropicales en Venezuela. Caracas: Edición Especial del archivo Histórico, 1992, 2 v.

Adolfo Rodríguez R

ACLARATORIA: Este Diccionario de Ideas, como lo titulamos, comprende tópicos con títulos que van de la letra A a la Z. Se publicará en ese orden alfabético, progresivamente y, tal vez, en lo sucesivo, se incorpore nuevas entradas o se corrija las publicadas. .

ARR

JFT

IDEARIO DE JOSE FRANCISCO TORREALBA

AGUA: Sí, sin agua nunca habrá reforma agraria, porque sin agua no solamente no podrá haber siembra sino que los animales perecerán de hambre y de sed y Juan no vivirá, no podrá vivir, en un desierto; y la prueba nos la da la tragedia de esa parte noreste y tostada, del Sertao brasileño. Durante la sequía, perdidas las cosechas, los animales muertos, con la ruina, la miseria y el hambre, aparecen grandes y horribles diásporas, a cuchillo y machete, a saqueo y a incendio.

En esa reforma agraria está una de nuestra primeras obras por hacer y quizás la primera, se entiende que educando y no quiero desdecir de la Siderúrgica y de la Petroquímica porque son impostergables y trascendentes, ni tampoco quiero quitar importancia a las carreteras de penetración y otras troncales, aunque pienso que lo práctico y económico y duradero es la vía férrea. Pero hace años que oigo esa cantaleta: La reforma agraria, ¡ la reforma! ¡La reforma agraria! Y nada.

En ese campo está nuestra gran obra, nuestro gran futuro; no es haciendo palacios en Caracas como debemos luchar contra el desempleo. Sin la reforma agraria se nos vendrá encima grandes acontecimientos sociales, porque ese campesinado abandonado, despreciado, olvidado, amargado hasta en los huesos, se seguirá volcando en las ciudades y allí no faltará el fermento, el mosto, la levadura y entonces hasta esos palacios de ladrillos, de hierro y de cemento arderán, Dios quiera que no, y para desgracia del país y de todos, cosecharemos nuestra siembra de injusticia y de torpeza demás de tres siglos.

En esa reforma agraria, en ese mejoramiento de nuestro campesinado está nuestra mejor obra por hacer, repito, pero no se quede en gritería demagógica de campañas electorales y después, nada y solamente hartarnos los millones de las regalías petroleras, unos pocos. (Torrealba, J. F.,1960, pp. 59-60; Torrealba, J. F.,1997, pp. 151-1522)

ALCOHOLISMO: El alcoholismo. Cada día aumentan de manera alarmante las ventas de licores. Donde anteriormente existían 2 ó 3 ahora hay 20 ó 30.

Desde hace más de 50 años el Dr. Luis Razetti, el gran maestro, dio el grito de alarma y advirtió que el alcoholismo nos iba a acabar.

Gobierno y pueblo han seguido sordos a las enseñanzas del sabio.

El alcoholismo de algunos años producen en el organismo daños irreparables: en el hígado, el corazón, riñones, ningún tratamiento hará retroceder las lesiones. El organismo está malogrado, dañado. Y si a esto se agrega el desequilibrio económico del hogar, el ejemplo demoledor para los hijos, la tragedia del alcoholismo en su última etapa: tuberculosis, locura, amoralidad, etc., etc. Por otra parte las gravísimas consecuencias del alcoholismo sobre los descendientes: degeneración física, degeneración psíquica, degeneración moral, idiocias, atrasados mentales, amoralidad, epilépticos, homicidas, ladrones, intersexuales, prostitución, etc., etc.(Torrealba, J. F.,1958, pp. 12-13; Torrealba, J. F.,1997, p. 23)

ALBOROZO DE LAS MULTITUDES: Vosotros sabéis lo que es la alegría de las multitudes, el alborozo de las multitudes. Ello significa presentimiento de mejoría, nacimiento de esperanzas, aproximación de buena suerte. El árbol en flor, derroche de alegría sexual, que promete el fruto ciertamente (Torrealba, J. F., 1941, en Fascículo IV, p. 291).

ALGO SOBRE PIROGENACIONES O QUEMAS: En estos últimos años, los matorrales, bosques y selvas del Distrito han sido atacados fuertemente por la agricultura, destruyendo torpemente la labor de siglos y milenios en pocos años, por enormes pirogenaciones. Como es de comprenderse. Esto encierra graves y múltiples errores. Primeramente, se destruye grandes extensiones de bosques, sin apartar previamente las parcelas que deben respetarse para fuente de material combustible, para materiales de construcción y para la conservación de las especies, de los cuales el más trivial bejuco puede tener propiedades que en la actualidad no sospechamos. En segundo lugar, lo quemado vale 6 o 10 veces más que lo cosechado, porque se destruye maderas de todas clases, preciosas, blancas y de corazón, que debieran aprovecharse, y gran cantidad de madera de leña. En tercer lugar, las pirogenaciones toman en ciertos meses, (febrero, marzo, abril y mayo) una magnitud verdaderamente colosal. Se suceden en extensiones que se miden por leguas, sobresaturando la atmósfera de productos piroleñosos, tanto más, cuanto que en esa misma época se nota una inmovilidad atmosférica casi completa Torrealba, J. F., 1941, en Fascículo IV, p. 149)..

ANARQUISMO: “El “viejo” López me ofreció un edificio equipado como yo quisiera para hacer mis trabajitos… Pero no fue tanto por afecto a las investigaciones científicas, como por la sospecha de que yo era un anarquista y le estaba alborotando a los llaneros. Por lo demás todos los trabajitos que he podido hacer, los he enviado a la Academia de Medicina. Y parece que han servido de algo, porque ya los médicos de Caracas diagnostican el Chagas con facilidad y acierto (Entrevista concedida a Carlos Delgado Dugarte, 1962, en UCV, I : p. 195).

ASISTENCIA SOCIAL: “Lo que equivale a decir que Sanidad y Educación son nuestra primeras necesidades. ¿Cómo ve usted, doctor Torrealba, el funcionamiento del Ministerio de Sanidad ante esa responsabilidad?

-Bien… trabajando… Gabaldón sabe de eso. Y ese Ministerio hace tiempo que viene trabajando bien. Si no, no hubiéramos vencido al paludismo… Claro que la guerra contra el paludismo no triunfó porque el DDT es una maravilla… Se fumigan las casas y el anófeles tiene que pasar el día paradito sobre aquel veneno… El índice se fue contra el suelo y el paludismo cayó tendido… tendido herido, como un semidiós, derribado por el mismo Júpiter… Caray… Eso fue una maravilla del Ministerio de Sanidad. En estos campos no se podía pasar ni una noche… Porque a los dos o tres días caía un muerto con la perniciosa… Hay paludismo algo, cerca de Barcelona y Cumaná… porque allá hay un anófeles que no llega a las casas… Ha resuelto terminantemente no entrar en la casas malditas con ese veneno del DDT… Es un anófeles cimarrón… Pica en el monte… Y también por los lados del Lago de Maracaibo hay dos anófeles que tampoco van a las casas.

-Aparte de los éxitos frente al paludismo…

-Algo se ha trabajado en tuberculosis, algo se trabajo en lepra… Yo no creo que esas campañas estén perfectas… porque por ejemplo: todos los años hay seis mil tuberculosos nuevos… Si la campaña estuviera fina no solamente no se moriría la gente de tuberculosis, sino que no habría tanto caso nuevo. Porque en otros países como Inglaterra y los Estados Unidos, se ha visto el éxito de la campaña porque ha habido que cerrar los hospitales, porque no hay enfermos para ellos… Aquí no… Aquí no hay camas para hospitalizar a los tísicos… Hay remedios que son maravillosos… Pero eso no es suficiente… Por supuesto que comparado con aquellos años, cuando nadie se ocupaba de eso, la cosa va muy adelantada… Pero desde el momento que hay seis mil tísicos nuevos todos los años eso está indicando que estamos a pleno contagio… Y asimismo estamos en lepra. Yo no hubiera querido hablar de esas cocas, pero es un crimen no hacerlo… Porque tengo cuarenta años meditando esas cosas…. Yo creo que con más hospitales para los tuberculosos, esa gente que está muy contagiosa, se podría separar de la familia. Porque con los remedios esos finos y maravillosos, a los tres o cuatro meses se curan en las casas, pero ya están los contagios hechos… Ahora, si es necesario que se muera un poco la gente… porque si aumenta mucho no va a haber comida.. Si es un camino para matar.. pues está muy bueno… Ya se sabe que los maltusianos están preocupados por que está aumentando la gente en el mundo… Cada vez que se descubre una cosa contra las enfermedades, contra la muerte, salen como llorando, angustiados.. ¿Hasta cuándo serán estos errores..? ¿Cómo vamos a vivir…?, ¿Con qué comida vamos a subsistir…? Yo creo que están equivocados porque la bomba atómica en cualquier momento les puede solucionar tantos problemas.(Entrevista a CDD, Ib, 1962, en UCV, T. I, p. 193-99)

ASISTENCIA SOCIAL: “Creo que el Gobierno debe volcar lo más que pueda de las arcas nacionales para la asistencia social, porque son las enfermedades la que han impedido el crecimiento demológico de la población: tuberculosis, anquilostomosis, sífilis, tripanosomosis, desnutrición, bilharzia, lepra, etc., son problemas que requieren para resolverse, aunque sea parcialmente varios miles de millones de bolívares. (Entrevista concedida a Blas Loreto Loreto, 1957, en UCV, t. I, p. 191)..

AUTORRETRATO: “Hay en las selvas de Venezuela un animal que es mi símbolo. Es un pájaro de pico largo. Cuando los ruidos del monte son más intensos, en medio de la baraúnda que producen los tigres, los monos, los loros y demás pobladores de la selva, ese pájaro, que tiene un pico fuerte y largo como para hacerse oír desde lejos, se limita a decir: “pía-poco” (Entrevista concedida a CDD, 1962, en UCV, t. I, p. 194)..

CALAMIDADES DE LA POBRE HUMANIDAD:

¿Has encontrado los toxicómenos?; eso es de todas las grandes urbes. París es horrible en ese sentido.

Nuestra Caracas ya tiene eterómanos, marihuaneros, cocainómanos, etc., son calamidades de la pobre humanidad (Carta a Witremundo Torrealba, 10-03-1954: (UCV, II, p. 186)

CALIDAD:

¿Qué solución le ve a los problemas que está señalando?

-No puede ser que estemos condenados a la nada… Pero bebiendo aguardiente no vamos a llegar a ninguna parte. Tienen que aparecer hombres, ductores, pensadores.. El país ha mejorado en cantidad, pero no en calidad… Tenemos mucho material humano para comer carne asada, para jugar billar, para manejar carros… pero no tenemos quien sirva al país con patriotismo, con honestidad… Parece que toda Latinoamérica como que está en una condición parecida… No hay mal que dure cien año… Yo creo que vamos a mejorar… quizá no será “ahorita”… Pero vamos mejorar… Pero hay curas terribles… las revoluciones populares, por ejemplo…, no se sabe qué país aguanta esas curas. Son tan grave como los termocauterios. Hay enfermos que se quedan “muerticos” con esos remedios.

-¿Cree que existe quien pueda conducir al país una transformación?

-Esa gente no existe todavía… pero nacerá. Está en germen… Aquí hay mucho falso hombre… mucho falso bueno… falsos virtuosos… falsos honrados… En el momento en que usted les diga “tenga aquí el millón”, cuando usted despabiló… ya robaron el millón… Nosotros necesitamos hombres de verdad… (Entrevista a CDD, en UCV, t. I, p. 199)

CAMPOS MALDITOS: Para una reforma agraria se necesita que no haya en el agro ese horrible Mal de Chagas porque lo contrario sería inhumano, y además porque ya Juan sabe eso y no pierde tiempo en amarrar su capotera y poner en su saco sus corotos y (..) largarse de ese campo maldito que hace que se muera cardíaco y se caigan sin fuerzas para trabajar. Sí, “ campos malditos” donde muchas veces el padre sepulta a sus hijos en los primeros meses de su vida o el padre perece en la mitad de su vida o antes y muchas veces sin sospecharlo o sin presentirlo, por la artera muerte súbita, ambos fenómenos dependientes del incomprendido Mal de Chagas o sea de la Tripanosomosis Americana.

Mejorando la vivienda rural y suburbana indiscutiblemente se hace guerra a ese insecto chupón o chipo, pero con el dinero de que dispone la nación ese problema de vivienda rural y suburbana se llevará más de 230 años, así: 3.000 viviendas anuales en 230 años para 700.000. Este número dado por el Presidente Betancourt, en su discurso al tomar posesión de la Presidencia de la República.

Además, la Ciencia enseña que usando algunos insecticidas modernos, de acción prolongada, ese insecto fatal puede ser exterminado en muy poco tiempo. Y, esto es lo que interesa, que sea exterminado. Así que también tenemos esta gran obra que hacer: destruir estos insectos mortíferos de la casa rural que hacen que nuestro agro sea una tragedia. Y, en esta obra pueden trabajar miles de obreros, obreros que no van a producir palacios para Caracas, sino salud y vida para el campesino venezolano que es el venezolano que debe producir la comida para la pobre y hambrienta Venezuela.

CANCER: “Estamos trabajando furiosamente en investigaciones para preparar extracto del microbio de Chagas para probarlo en los cancerosos. Los rusos y los franceses creen que tienen efecto en cáncer; algunos norteamericanos dicen que no. Yo invité a la señorita Ramos (Italia Ramos, laboratorista que acompaña al sabio en su Centro) para que trabajáramos en eso. A los dos años de haber comenzado, tenemos la impresión de que hay algún efecto. Pero esos no son trabajos de un día… Ya yo ni quería trabajar. Aspiraba únicamente a ganarme los centavitos para que comieran los muchachos en Caracas y pasarle el diario a esta gente aquí.. Son 66 años de lucha… Quería descansar. Pero vino el hijo recién graduado en Sao Paulo con deseos de trabajar, trajo entusiasmo y resolvió el laboratorio. El muchacho acompaña al sabio Amaral, un ilustre Profesor de Parasitología que aceptó venir por tres años para enseñar en la Universidad de Carabobo. Ambos trazaron planes y comenzaron a investigar en Guárico una enfermedad que laman Kala-azar. Yo había preparado algunos extractos del microbio del Kala-azar con resultados muy interesantes en las leucemias… Ahora les ayudo… Les cuido los animales.

-Podría adelantar algunos de los resultados que ha obtenido con los extractos de Tripanosoma cruzi en los enfermos de cáncer?

-Las pruebas no han podido ser muy finas en algunos casos porque uno no tiene hospital para eso y, aunque me han puesto a la orden el de San Juan, yo no puedo sobrecargarlo. Los enfermos tienen que estar en su casa y en su pueblo. Yo les mando el remedio, muchas veces se me mueren y no me avisan. Las pruebas van por 104. La última la comenzamos ayer con una señora con cáncer en la lengua. A las tres ampolletas se quita el dolor. Lo que es una maravilla porque con sólo hacer innecesaria la morfina y esos remedios que vuelven loco y envician se logra una gran ventaja. Además las pelotas cancerosas se reducen (Entrevista a CDD, UCV, t I, p. 196)

CARACAS: -¿Por qué no se quedó en Caracas?-le preguntaron-.

-Porque los necesitados a quienes debo servir están aquí y no allá. ¿Qué haría en Caracas? ¿Llenarme los bolsillo con la plata esquilmada de los comerciantes, el dinero de la nación en manos de los políticos o el de los falsos creyentes, cuando se enferman? (Entrevista a Arístides Bastidas (AB), 1965, en UCV, t. I., p. 210)

CASITAS DE LOS CAMPOS: “Así las casitas de los campos, pozos y hoyos de dolor, de hambre, de desesperación y de muerte, se encuentran diseminadas o amontonadas en horribles vecindarios, en los campos del Guárico, de Anzoátegui, de Monagas, de Guayana, de Apure, de Cojedes, de Portuguesa, de Barinas, de Miranda, etc. Vísceras abultadas, ulceraciones descomunales, rostros cadavéricos, espectros, muchos espectros como en los dramas de Ibsen ¿¿¡¡ Y eran gobernadas estas comarcas??!! (texto de 1937, en Investigación sobre Enfermedad de Chagas en Zaraza, Fascículo IV, 1953, p.: 237)..

CIRUGÍAS DE MISERIA: “En esa etapa todo es perdido. ¿Para qué, pues, todo ese esfuerzo inútil para salir finalmente a los familiares con la triste consigna de que nulex redentiae? ¿Y a la pobre enferma con la falsa compasión de sugerirle que necesita temperar? Y si todo esfuerzo es perdido en esa etapa ¿para qué llevar a esas enfermas a clínicas particulares, para esas horribles mutilaciones y terapias, para esa cirugía de miseria y también de miserables, porque nada justifica esos horribles actos quirúrgicos y esas terapias que se van a estrellar inútilmente cuando ya la ciencia ha dicho que van a fracasar menos en restar a la pobre gente 8 ó 12 mil bolívares de honorarios. A veces entre el inmenso desastre se puede prolongar el estado de cosas, se puede retardar el deceso y hasta tener una aparente y transitoria curación, cosas que pueden tener algún mérito sobre todo para las filosofías resignadas que se contentan con pedazos de vida.

¿Para qué esa cirugía de miseria y esa actitud de zamuro? Siquiera el zamuro espera la muerte del cliente. Y espera en actitud hierática y quietista, para cuando convencido al fin, lanzarse al banquete, en medio de una danza macabra, con saltos hacia delante y hacia atrás prorrumpiendo graznidos que bien caben en la onomatopeya bunz. Pero él actúa en cadáveres. ¿Qué importa, pues que las aves del cielo sorban los ojos de sus clientes? Pero esa cirugía, en humanos, de inoperables y del esfuerzo, del dolor y del gasto inútiles, no va sino a engordar de un moribundo que se pudre y se debate en ayes (Torrealba, J. F. 1958, pp. 118-119).

CIUDADES PARASITARIAS: “Como ciudadano de América protesto de esa desigualdad y de esa injusticia social que lleva los dineros de la nación a asistir exclusivamente a las ciudades parasitarias, olvidando el cuidado por el campesino y el menesteroso, que son dueños también de esa riqueza de la Patria” (Entrevista con BLL, en UCV, p. 191)

CLINICA: Otros Profesores Universitarios desprecian la clínica. No saben que la Medicina es eso: una inspección general; un interrogatorio, inspección, palpación, percusión y auscultación del tórax; una buena y metódica palpación abdominal; un diagnóstico. O será que ellos creen que se necesitan docenas de técnicos para diagnosticar una hernia estrangulada, un abdomen agudo, una vesícula inflamada, una retención de orina, un derrame pleural, un fibroma uterino, un quiste del ovario, un absceso hepático, una miocarditis, una insuficiencia cardiaca, un mal de Bright, una lesión valvular, un mal de Pott, una meningitis, un Graves Bosedow, una niopatía, una ptosis renal, etc. Creen que para ir a ver un enfermo necesita una gandola de trastos, cuando solamente bastan los cinco sentidos y un poco de sentido común. Eso sí, afinados los sentidos afinada la mente.

Ciertamente algunos males como achaques sanguíneos, la artritis nudosa, la monomucleosis infecciosa, muchas fiebres raras, una toxoplasmosis, una histoplasmosis, los trastornos electrolíticos, etc., necesitan técnicas. Pero muchos de esos casos también pueden llegar al técnico con un diagnóstico por lo menos de presunción.

Si el caso requiere se va a los técnicos: bioanálisis, bioquímicos, biofísicos, radiólogos, citólogos, etc. y a los exámenes de los exámenes de los especialistas, donde el conocimiento médico llega a su más alto grado de perfeccionamiento, con el triste, doloroso e inevitable sacrificio de la extensión.

Y, muchas veces, la verdad no se entrega, se resiste. El éxito será en la última batalla, en la mesa de autopsias. Y moscas verdes y pardas, sobre cristales de la sala, se reirán al oír el Eureka del sabio que solamente precede en una horas el macabro banquete de sus hijos voraces.

Si esto pasa en profesores de la universidad, ¿qué importa que un liceísta atiborrado de programas y de humo de carros confunda platón con Platón y escepticismo con misticismo.

Para mí la muchachada se ha salvado. Ha vomitado la horrible pócima ¿Seré yo un sofista?.(Torrealba, J. F. ,1969, p. 84-85)

COLEGIO DE MEDICOS: Respetados colega: esta casa tiene mucho que trabajar, ojalá que en esta casa no se gaste nunca el tiempo en la inquina, ni el ocio inútil, ni en el vicio.

Respetados colegas: trabajemos para que la medicina en el Guárico produzca el mayor bien posible a nuestros semejantes dolientes. Trabajemos para que los que hemos elegido la ruta de los Asclepìades, de Hipócrates, de Galeno y de Paracelso, recibamos las mayores satisfacciones morales posibles. Ojalá que no nos atormente ni nos fuerza jamás la idea del logro. Ojalá que no sea para vosotros, para ninguno de los miembros de este Colegio, la vista de las brujas del señor Macbeth. (Torrealba, J. F.. Fascículo VII, 1961 p. 301-303)

COMERCIO VS SALUD: Además de ese aparato hediondísimo, hay cinco maquinarias más en el poblado, que trabajan con petróleo bruto, produciendo efectos tóxicos y desagradables en los habitantes. Estos aparatos, unos sin chimenea y otros con tubos de pocos metros.

Las observaciones al respecto las he reunido (1928, 1937), en un pequeño trabajo inédito, Algo sobre inconvenientes de maquinarias de gas pobre. Pienso que la sociedad debe atender primero a Hygia; y ya que necesita de Mammon, situarlo donde no moleste ni mate.

He manifestado en otros escritos que soy de opinión que no se introduzca al país maquinarias que produzcan tanto alquitrán, porque este país es muy canceroso, salvo que sea para preparar productos químicos y en ese caso el fin justificaría (Torrealba, J. F.. Fascículo IV, 1937 p. 256).

COMISIONES: Otra gran sangría para el pueblo. Los gobernantes encargan a un empleado de comprar cosas para el pueblo, por ejemplo medicinas para un Estado, el contrato de una obra necesaria de lujo o de una simple fiesta lo primero que hace el vendedor o el contratista es ofrecer al encargado una comisión de 10 ó 20%. Y todo esto sencillamente sin quererle decir que si acepta es un vagabundo. ¿Y qué pasa? Que así, a las cosas compradas, no se les puede discutir precio, ni vigilar calidad y las cosas resultan por el doble o el triple del verdadero costo y malas. Y así, si es una obra. ¿Qué importa que el puente se hunda, que la represa se filtre, que el bloque se derrumbe, mate a quien mate, que la carretera se desbarate pocos meses después? ¿No habrá manera de poner freno a estos sobornos?

Todo resulta caro, todo acaba mal.

¿Habrá escasez de hombres íntegros, de verdad o será simplemente que es gente buscada así, ad hoc?.

¿Seguirá eso así, sin fin, por los siglo de los siglo, Dios mío! (San Juan de los Morros, 4 de febrero de 1958, Reimpreso del diario La Esfera del 13 de Febrero de 1958, en (Torrealba, J. F.. Voces para Sordos, 1958, pp. 14-15).

CONCESIONES PETROLERAS: “Por otra parte ese empeño de algunos en extraer todo el petróleo rápidamente aparece como idea de que los venezolanos de hoy solamente necesitamos y no se piensa en las generaciones del mañana dentro de 200 ´0 300 años, los cuales, si no somos moderados ahora y botamos todo por la ventana y gastamos y malgastamos todo, tendremos que importar hasta la gasolina y todo quién sabe si en medio de una gran miseria. Que cada quien gaste y malgaste lo que haya sudado, bien, pero que sea riqueza que ha aparecido como un milagro para que muchas cosas se puedan hacer aquí, sin trabajar, nos empeñemos en apurarla, hasta las heces, no solamente es un error sino una gran injusticia.

Por nuestra parte cada vez que vemos que el país entrega precipitadamente nuevas decenas de miles de hectáreas de las reservas a las Compañías, como para que la exploración marche a un ritmo de celeridad máxima, lo hemos lamentado y deplorado y llorado, y esto último sin ser un Jeremías, Porque se ve claramente que lo que queremos son ríos de oro: para el banquete, para la orgía, para los vehículos de 40.00 y 50.000 bolívares y para trajes de 30.000 y 50.000 bolívares encargados a París a Nueva York. ¿Dónde aquí los cuerpos de las Aspasia y de las Frinté? ¿Dónde los Petronio y los Antinoo? A menos que no justifique ese derroche la vaga esperanza de que el modista extranjero pueda disimular la ozena, la elefantiasis, la giba, la pierna zamba o la esteatopigia. Que venga todo ese dinero que no hemos trabajado, ahora, en seguida, aunque los venezolanos del futuro tengan que volver a las cotizas, a los garrasís y quizás al guayuco. Sí “Lo que nada nos cuesta hagámoslo fiesta”. (San Juan de los Morros, Marzo 1958, enTorrealba, J. F.. Voces para Sordos, 1958, p. 37-38).

reduvídeos y presenté a los alumnos de ese instituto las tres especies sarracenas Rbodnius prolixus, Eutriatoma maculata y Psamolestes artbuvi.

Se entiende que persigo con esto, además del bien inmediato de llevar el conocimiento, la preparación del advenimiento de la conciencia higiénica para la multitud (Torrealba, José: Investigaciones sobre enfermedad de Chagaa en Zaraza, Estado Guárico, Venezuela. otra nota científica. Recopilación. Fascículo IV. Caracas, Tipografía Garrido, 1953, pp. 248-25).

CONFIANZA:..”son los hechos afortunados los que engendran la confianza y hacen brotar la fe en el alma de los hombres, las tinas de agua convertidas en vino; las redes vacías prensadas de peces; los cestos sin nada, colmados de pan humeante o Lázaro vuelto a la vida”. (Torrealba, J. F. Fascículo IV, 1938, p. 299).

CONGRESO NACIONAL

-Y, ¿cree usted que esas taras tengan afectados a los hombres que dirigen la política del país?

-No creo que lo más importante sea saber cuántos locos haya en la dirección del país… Creo que mejor sería buscar si hay algunos cuerdos… Usted ve como está el Congreso… Es un milagros que con ese “gala para allá y gala para acá”, no vayan a ensangrentar el Copitolio..Van allí a insultarse… No están hechos para eso… La impresión que dan es de que están hechos para criar piaras… Es demasiado ofender al pobre país y al Libertador… Unos hombres que han estado en la Universidad… Esa casa que le entregó el Libertador a Vargas diciendo: “Acomódala”… Ya el Libertador sabía que este es un país de mucha gente bruta y puso toda su esperanza en esa casa…. Por eso a mí me da tanto dolor cuando leo en la prensa que un estudiante asesinó a otro en plena Universidad Central… ¿Cómo es posible eso?… Entonces qué vamos a exigirle a los otros…(Entrevista con CDD, UCV, 1962. t.I,p. 261)

CONGRESOS: “Desde hace muchos años, 1848, los congresos no sirven para nada. Y, allí va gente entendida y letrada, pero allí no se les ve actuar y si actúan es de una manera pálida y jipata o actúan para contribuir a aplastar la oposición del honesto, que sí defiende los intereses del pueblo, que sí lleva la idea nacionalista y de patria. (PALABRAS EN EL GRADO DE LA PROMOCION DE CIENCIAS DEL LICEO “LISANDRO ALVARADO”, DE BARQUISIMETO, EL 31 DE JULIO DE 1959, en Canto de Guacaba, 1059 p. 118-119).

CONSERVACIONISMO: “Sería de desear que las Autoridades dictaran medidas… para proteger la selva y el pueblo”

…………………….

“Toda la selva de Tamanaco está gravemente amenazada, por el hacha, el machete y la quema. Debiera apartarse aunque fuera una porción que no fuera tocada para la conservación de las especies vegetales y animales” (Torrealba, J. F. Fascículo IV, 1953, p. . 150)

CONTAMINACIÓN URBANA: “La pureza de las zonas puede ser alterada por chimeneas o por industrias que arrojan substancias similares. Creemos que estas manifestaciones de la cultura moderna merecen una atención y un estudio muy especial, para que no se conviertan en amenaza social (automóviles, camiones diversos, camiones Diessel, motores de gas-oil, máquinas con gasógeno de leña: resumiendo, todos estos aparatos de combustión lenta.

Siempre hemos lamentado al hacer nuestras observaciones el error de los Ingenieros que trazan las carreteras en el país, atravesando los poblados, habiendo podido trazarlas por los alrededores o fueras. Como consecuencia esto trae las impurezas sumamente peligrosas, desgracia tan fácil de evitar.

Hemos considerado también un error grave dejar que los vehículos de carga recorran los poblados para todas aquellas cargas en que pudiera emplearse la caleta Torrealba, J. F. Fascículo I, 1937, p. 161).

CORRUPCIÓN DE LAS MASAS: “debemos esforzarnos en evitar que se adueñe la corrupción de nuestras masas populares, apartándolas, en cuanto se posible, de la taberna, del garito y del prostíbulo”. (Torrealba, J. F. Fascículo IV, 1953 (1938), p. 298)

CORRUPCIÓN EN EL EJERCICIO DE LA MEDICINA: “En los Centros Asistenciales, bien pagados por el Gobierno, también se desenvuelven escenas de asalto. Un niño de 6 años se presenta en un Instituto Asistencial con un cáncer en la pantorrilla. El especialista, bien pagado por el gobierno, para que sirva al pueblo, opina que la pierna deber amputada, pero que él cobra Bs. 7.000. La familia es pobrecita. Se pierden tres meses y cuando se resuelven ir a otro lugar ya los ganglios de la ingles están invadidos y seguramente los ganglios de la pelvis, los iliacos. Se había perdido el momento quirúrgico. El especialista por deshonesto ha querido convertir en un sitio de cacería de clientes el Instituto Asistencia público, pagado con el dinero de la nación, que es el dinero del pueblo, que es el dinero de ese niño pobrecito.

Otro hecho se desenvuelve en una clínica particular. Una señora con un cáncer de la vesícula, ocurre a un especialista. Era un cáncer inoperable. Toda la cara inferior del hígado estaba invadida, era como una camaza de papas, volcada. No había nada que hacer sino consolar y calmar. Pues el especialista opino operación; y la operación costaba Bs. 20.000. La enferma dice que es pobre. El médico le dice que si no tenía alguna casa. La enferma contesta que tiene una casa que justamente vale Bs. 20.000, pero que no la puede vender y dejar a sus hijos sin techo. La ictericia era tan intensa que la señora parecía una mujer de oro o de jengibre. ¿No indica todo esto una insensibilidad moral, una ceguera moral? (Torrealba, J. F. ,1959, en Canto de Guacabas, p. 120).

“El alto costo de la vida hace que los nuevos graduados piensen más en el dinero, a lo que se agrega que la Medicina Socializada amenaza a los médicos, según el decir de los entendidos en la materia, con la esclavitud y la miseria. No es promisor el estudio de esta enfermedad que ataca a la gente desarrapada, mísera y descalza que no puede ofrecer honorarios, cuando la mente de los médicos jóvenes piensa urgentemente en las monedas, esas úlceras de la vida, según el poeta latino Lucrecio, pero que en esta vida se hacen tan necesarias e indispensables. El médico recién graduado, aunque oiga la voz del patriotismo, lo ensordecen las voces de las sirenas de la riqueza y del pavor a la miseria. Nadie se decide por el estudio de la endemia descubierta por Carlos  Chagas y aunque alguno se decidiera ¿qué haría con ofrecer al público cuando todavía no hay remedio que indicar?. El camino es la destrucción de los triatómicos, el mejoramiento de la vivienda rural y el levantamiento del nivel económico del campesinado, que tiene que ser labor oficial y la búsqueda del medicamento y la resolución de muchos puntos oscuro que aún persisten a pesar de los 50 años de descubierto el mal, es para detenida labor de investigación científica de profundo estudio de largas meditaciones, quiero decir para dedicar vidas enteras. Mientras que el otro camino, el del oro, es más fácil y bastante trillado, y ojalá no nos lleve a una Medicina de delincuencia y de reincidencia: de clínica para abortar, de cesáreas por dinero, de operaciones innecesarias, etc. (Torrealba, J. F . Investigaciones sobre la Enfermedad de Chagas en Fascículo VI, Caracas: Imprenta Nacional, 1958, pp, 139- 143) .

CORRUPCIÓN EN LA UNIVERSIDAD: “ Otros Profesores Universitarios convierten la enseñanza en una calle de amargura y los exámenes finales en un Gólgota y de aquí las grandes diásporas de derrotados y muchas veces de los mejores. ¿Ignorarían esos Profesores que esa es una actitud sádica? A muchas personas les atraviesan las carnes con agujas y no sienten y saben que se queman porque perciben el olor de carne asada. Ellos ignoran que padecen de Lepra o mal de Lázaro. Que no se diga que esos Profesores se comportan así por su gran saber, porque Houssay, laureado con el premio Nóbel, es el más amable, el más gentil y el más tolerante y humano de los profesores universitarios suramericanos. Aquí entre nosotros, hace tiempo se fue la época de un Pablo Acosta Ortiz, de un Luis Razetti, de un Santos A. Dominici, de un Francisco Antonio Risques y de un Vicente Peña. Y ha quedado todavía mucho más lejos, la época de un José María Vargas.

Muchos Profesores convierten esa guerra de nervios, esa guerra fría, en una verdadera buhonería. Ofrecen clases particulares a Bs. 40 la hora a pequeños grupos de 3 ó 4 y 8 horas en el mes dan Bs. 320. Con 10 grupos recoge Bs. 3.200 y 8 grupos en 8 meses en un año 24.600. Un negocio muy simpático para las hallacas. A los alumnos no les queda otro camino: o tomar los cursos particulares o no pasar en los exámenes sino un 5% O la bolsa o el veto. Mercaderes y buhoneros del saber. (Torrealba, J. F .(1961, p. 83-84)

CORRUPCIÓN ENTRE ACADÉMICOS: “Se le entrega el contrato de una carretera a un universitario. El tramo cuesta muchos millones. Y a los tres o cuatro años ya la carretera necesita tantas reparaciones que casi es necesario hacerla de nuevo. El entendido, el universitario ha engañado a su patria y ha quedado millonario.

Cuando en días anteriores al “Congreso de la Vivienda”, asistí a una reunión en San Juan de los Morros donde se iba a hablar sobre planos sobre la vivienda rural concluida la exposición de los oradores, al advertir que no entraban en el plan las familias que no podían pagar la cuota mínima de veinte bolívares mensuales, es decir, la gente más pobre, los más parias de los parias, pregunté que por qué a los que más urgía la ayuda social se les excluía, cuando estaba la familia venezolana en el último grado de miseria. Se me contestó que el plan no había contemplado esos grupos humanos. Medité y pensé que no podía ser por falta de comprensión y de entendimiento, porque el plan es de entendidos y de universitarios que saben lo que significa la vida de mujeres y de niños en esa choza calificada de neolítica, dañina en lo físico, en lo intelectual y en lo moral, que tenía que ser, el pensamiento en su marcha deshonesta, que despreciaba el pensamiento de Cristo que dice que los últimos deben ser los primeros.

Yo he venido aquí a contentarme con vuestro grado; yo he venido a manifestarles en mil nombre y en nombre de mi familia mi agradecimiento profundo por haber dado a vuestra promoción mi humilde nombre, pero yo he venido muy especialmente a recordaros las palabras del Libertador: “El talento sin probidad es un azote” (Torrealba, José Francisco: Investigaciones sobre la enfermedad de Chagas en San Juan de los Morros, Estado Guárico, Venezuela. Otras notas científicas. Recopilación Fascículo VII. Caracas, Imprenta Nacional, 1963, pp. 295-297.

CORRUPCIÓN ENTRE EDUCADORES: “HE VISITADO A MAESTROS PARA HABLARLE DEL GRAN PROBLEMA QUE CONSTITUYE EL ALCOHOLISMO Y A UNOS LOS HE HALLADO EBRIOS Y A OTROS CON UN RATON TAN GRANDE QUE SGURAMENTE ERA EL RATON CASIRAGUA. !!¿¿ EN QUE PAIS VIVIMOS ¡¡ ¿¿ ENTRE QUE GENTE ESTAMOS ¿!, GRITARIA EL CELEBRE AUTOR DE LAS CATILINARIAS. NO SE CONCIBE COMO UN MAESTRO CUYA PROFESIÓN ES DE FORJADOR DE HOMBRE, DE ENTES MORALES, DE CIUDADANOS, ABUSE DEL ALCOHOL. ( (Torrealba, J. F .. 1958, p: 14).

CRIA: “Es de recordarse que la cría es torpe y rutinaria. Los caballos son diezmados en muchos puntos por la Tripanosomosis (derrenadera): los ganados por pestes diversas. Los animales, en general, sufran las consecuencia de los crudos inviernos y de horribles sequías. Sería de desear se vigilara o se evitara la traída de reses de lugares donde existen pestes, aunque sea provechoso por otros respectos. Estos peligros son tan grandes, que en algunos ganados puede venir el tripanosoma gambiense productor de la Enfermedad del Sueño, como se ha demostrado en Rhodesia. En estas tierras no faltaría quien la propagase. (*).

______

(*) Después de redactado este trabajo leí Venezuela Adentro por Vizconde de Lascano Tegui. Caracas-1940 (Torrealba, J. F. 1940, Fascículo IV, p. 118).

CRISIS DE LA ESPECIE: “Estos países de América, de los tiempos actuales, están lo mismo que las tribus indígenas de la época precolombina, no comprendemos la unión. La humanidad como que transita en todo el mundo por una gran crisis, como que es una crisis de la especie” (Torrealba, J. F., 1954, en UCV, T. II, p. 187; 1940, Fascículo IV, p. 118)

CULTURA PREVISIVA: “Muchas veces he meditado sobre ese empeño de Venezuela de explorar su petróleo a gran velocidad. Como depósito que es mientras más celeridad en su extracción más pronto será su agotamiento. Es una riqueza en la cual no ha intervenido ningún trabajo venezolano. Se ha formado en el subsuelo en milenios, espontáneamente, por obra y gracia de Dios.

Compañías extranjeras lo explotan y de acuerdo con las Leyes venezolanas, y del júbilo de los predatores y expoliadores socios una parte de la enorme riqueza queda en el país. Con esta riqueza se han mejorado ciudades, se ha ampliado la educación, ha marchado mejor la sanidad, etc., y se han improvisado miles de nuevos ricos. Pero no ha habido la previsión de economizar algunos miles de millones de bolívares para cualquier mal evento en la explotación de esos recursos por ej.: de una guerra mundial o como uno menor como el de las restricciones o como otro posible como el de una baja de precio o de fuerte competencia y abarrote. Como el 93% del presupuesto se satisface de las entradas petroleras, se comprenderá todos los inconvenientes que se pueden presentar en el caso de un trastorno de ese negocio minero para la buena marcha en Venezuela (Torrealba, J. F.. Voces para Sordos, 1958, p. 36)

CURANDERISMO: “-¿qué opina usted de los curanderos y brujos que recetan?

Fue entonces nuestra gran sorpresa… pensó como con misterioso cariño para responder:

-La medicina salió de la brujería y del curanderismo. Creo que ellos seguirán formando parte de la humanidad. Cuando viajé por Europa lo vi por doquiera… para cuidarse de ellos lo mejor es educar el pueblo.(Torrealba, J. F..1957 (Entrevista con BLL), UCV, T. I, p. 119).

CURANDEROS: “En estos campos, bien sea por falta de médicos, bien por ignorancia o superstición, los enfermos son asistidos por caribes, curanderos, miradores de orina, médicas, etc., en una palabra, por empíricos y charlatanes (Torrealba, J. F.. 1937, en Fascículo IV, p. 265).

CURRICULUM VITAE: “… esta cosas de Curriculum vitae me huelen a mortaja…” (Torrealba, J. F, 1952, en UCV, T. II, p. 178).

DESCENTRALIZACIÓN ASISTENCIAL: “se necesita atender a estas necesidades urgentísimas con una asistencia médica en cada Distrito, urbano y foráneo, que debe disponer de un grupo de médicos entendidos y preparados y que sientan algún amor por la región y por la Patria.(Torrealba, J. F (1936), EN Fascículo IV, p.. 283)

DESCENTRALIZACIÓN HOSPITALARIA: No esperar que pueda llegar el campesino enfermo, después de una odisea, al lejano hospital de la urbe lujosa, sino fomentar hospitales que puedan llamarse así, donde se diagnostique y se cure y se alimente, en los poblados más importante.(Torrealba, J. F (1946), en Fascículo IV, pp. 292-293)

DESBARAJUSTE DE LO LÓGICO: “Yo ya había pensado poner mi peinilla nuevamente en su vaina y guardar silencio y dejar que hablen de política los que se creen políticos y que hablen de economía los que se creen economistas. Pero al ver tanta opinión disparatada, tanto asesoramiento errado, tanto falso maestros, tanto profeta miope, tanto homúnculo megalómano, me sentí como invitado a concurrir a la parranda, a entrar en la farándula, a unirme a la fanfarria y a la matraca ganoso de sumarme los Hula-Hoop y ese Rock and Roll. Porque en verdad esa es la impresión que muchas veces queda cuando se hojea la prensa. Hay algunas columnas a las que no escasea la sensatez, pero lo contrario es en las más: parranda, farándula, fanfarria y matraca. Muchas veces cuando se lanza el periódico se termina no solamente dando la razón a López Contreras de que hay crisis de hombres, sino también crisis de ideas y de pensamiento. Se recorren las columnas y queda la impresión de efectos de marihuana, de cocaína y de mezcalina. Hay como un desbarajuste de lo lógico” (Torrealba, J. F , 1960, p. 55).

DESEMPLEO: “Así, viendo mejor las cosas, en este país de nosotros donde está todo por hacerse, me repugna la cantaleta del desempleo y de que no hay trabajo. Y, algunos han llegado hasta a aconsejar que se exija a las compañías petroleras que enganchen más obreros, cuando cada negocio emplea únicamente lo que le basta. Lo que se debe exigir es que el gobierno sepa qué es lo que se debe hacer; a donde deben dirigirse los braceros; cuáles son los empeños urgentes impostergables y los de mayor conveniencia para la nación, es decir, que se sepa hurgar los vados. ( Torrealba, J. F 1960, pp. 62.63)

Se habla de la falta de trabajo, del desempleo de decenas de miles de personas. ¿Cómo puede existir desempleo en este país que tiene todo por hacerse y todos sus empeños de frente y de pie? Más me pregunto, ¿dónde hemos estado nunca empleados los venezolanos para caer en el desempleo? Aquí no se puede hablar de obrerismo sino esas compañías petroleras; aparte de eso, solamente trabajan algunos y eso de modo intermitente o esporádico, en haciendas o en fundos pecuarios y otros pocos que trabajan en oficinas, o en casas de comercio o en uno que otros tarantín, restaurante o botiquín o en algún negocito de reputación más que dudosas. Lo demás son arepitas, hallaquitas y perros calientes (Torrealba, J. F 1960, pp. 55-56).

DESHONESTIDAD:”No ha sido por falta de entendimiento sino por falta de honestidad que se han originado las grandes calamidades en la vida de nuestros país.

Por carencia de honestidad se han eternizado los errores políticos y administrativos en más de ciento cincuenta años de vida independiente; el interés personal, el egoísmo, el ansia desmedida por el logro han aplastado al patrimonio en momentos cruciales de nuestra vida pública; por eso no se ha pensado en sanidad y el país es un país de enfermos; no se ha trabajado en educación y el país es de analfabetos; no se ha trabajado por la industria y el país ha vivido de regalías de industrias mineras en manos de extranjeros y durante más de cuarenta años estas regalías se han despilfarrado en presupuestos descabellados, torpes, malintencionados, aturdidos y el pueblo ha pasado hambre; es por falta de honestidad, que los entendidos han querido dejar que se desenvuelva la reforma agraria, negando la tierra al campesino.

Ha sido por falta de honestidad que gentes entendidas han amenazado esas grandes industrias nacionales: la petroquímica y la siderúrgica, de manera de perturbar su marcha, dificultar su rumbo y procurar que caigan en manos de trusts extranjeros.

Esta gente entendida que era así ha sido sensible al soborno que a los alaridos de la patria, que clama progreso y libertad económica.

Por falta de honestidad de los entendidos no se ha desenvuelto la política ferroviaria, que es la de comunicación durable y económica y el soborno nos obliga a la solo política de carreteras que ocasiona esas sangrías sin fin de vehículos, cauchos, aceites, repuestos, etc, y miles de accidentes mortíferos.

Es el entendimiento sin honestidad lo que nos obliga al taratateo en vez de la marcha; al estancamiento en vez del progreso; al interés privado en vez del público. … no ha sido únicamente de torpes, los mayores asaltos han sido de letrados y universitarios, de hombre de libros.

Por todas partes se encuentra el entendido cargado de dolo y de farsa. Parece que los libros a caer en el cerebro ignora hayan infiltrado la maldad y la perversidad.

DESIDIA GUBERNAMENTAL; “Un país que no dispone del número de camas suficientes para asistir a sus tuberculosos y a sus perturbados mentales; un país que no dispone o no quiere disponer de lo suficiente para poner en marcha el número de escuelas necesarias para hacer descender ese alto porcentaje de analfabetismo, tan lleno de inconvenientes como vergonzosos; un país que o dispone o no quiere disponer de lo suficiente para que dieta en los hospitales sea balanceada y adecuada al estado patológico; un país tiene su población campesina en chozas inmundas o ranchos, calificados por el sabio brasileño Dr. Emmanuel Díaz, de abrigos mortales.

(Torrealba, J. F ,1958, pp. 11-12)

DESTINO DEL MUNDO; “…en las Naciones Unidas los hombres me parecen gallos de pereto, que juegan con el destino del mundo” (AÑO 1960, UCV, op. Ciy, p. 202)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario